Nutrición

El alcohol y la dieta, ¿enemigos?

Siempre que hablamos de una dieta, hay un elemento clave que es mencionado en todas y cada una de ellas, aunque claro, en la lista de denegados: el alcohol.

Esta vez, nos dedicaremos a analizar por qué el alcohol puede ser contraproducente cuando se desea llevar adelante una dieta determinada.

Empezando la dieta

Vas al nutricionista, hablan de tus necesidades nutricionales y establecen una dieta. Hecho eso, comenzás a comprar los alimentos que necesitás para realizarla de manera exitosa y empezás a sacar de tu vista aquellos alimentos que se contradicen con tu nuevo régimen.

El tiempo comienza a pasar, vas llegando a los días o semanas de la dieta: verduras, frutas, cereales, carnes blancas y, sobre todo, ¡chau tentaciones! Te vas dando cuenta de que pasas por tus comercios favoritos y te salteás las góndulas de lo que antes hubieras considerado una tentación. ¡Vas excelente! El éxito de tu dieta viene siendo tal, que ya comenzás a imaginar aquellos tan ansiados resultados.

Pero… llega el fin de semana y, con él, las salidas con amigos, los cumpleaños familiares, los aniversarios con tu pareja, los casamientos. Y, casi como si fueran de la mano, estos eventos traen consigo un pequeño detalle: el alcohol.

También te puede interesar: Mitos y prejuicios sobre la alimentación

Tomar o no tomar alcohol cuando estoy haciendo dieta
Tomar o no tomar alcohol cuando estoy haciendo dieta

¿Y ahora? Bueno, tomo un vaso de vino, ¿qué tan malo puede ser?

Es momento de ver cómo funcionan las bebidas alcohólicas en tu dieta.

El alcohol y la dieta

¿Qué sucede con el alcohol?

El alcohol contiene alrededor de 7 calorías por cada gramo. Sin embargo, dichas calorías son aquellas que se consideran como “calorías vacías”. Esto se llama así debido a que dichas bebidas no proporcionan ningún beneficio o aporte nutricional para nuestro organismo.

¿Es mucho 7 calorías por gramo?

Bueno, para responder esto, basta con recordar que las grasas contienen 9 calorías por gramos. Es decir, que el alcohol se encuentra tan sólo dos calorías por debajo de las grasas.

¡Hagamos el cálculo!

¿Te gustaría saber cuántas calorías estás consumiendo cada vez que tomás alcohol? Hagamos juntos el cálculo.

Por ejemplo, una cerveza suave contiene un porcentaje de alcohol del 3%, mientras que las normales o las cervezas más oscuras pueden llegar a contener hasta un 8% de alcohol. El vino tinto, por su parte, suele contener alrededor del 8% y el 13% de nivel alcohólico.

Por su parte, cuando de bebidas destiladas se trata, debemos decir que es aquí donde las calorías se disparan. No es por asustar pero, en estas bebidas, los porcentajes suelen alcanzar entre un 30% hasta un 96%. Al mismo tiempo, los licores dulces contienen entre un 40% y un 50% de alcohol, mientras que otras bebidas, como los conocidos Whisky y Coñac, tienen alrededor de un 40% de alcohol.

Me restrinjo… Pero bebo

Bajar de peso y tomar alcohol, ¿se puede?
Bajar de peso y tomar alcohol, ¿se puede?

A la hora de adoptar una dieta, todos solemos tener en claro por qué tomamos esa decisión. Así se trate por cuestiones de salud o para perder aquellos molestos kilos de más, cuando decidimos realizar cambios en nuestros hábitos alimenticios, debemos tener la seguridad de que deseamos mantenerlos, al menos hasta el momento en que logremos alcanzar nuestros objetivos.

Entonces, ¿vale la pena, realmente, restringir nuestra alimentación, nuestras tentaciones, para luego echar todo a perder bebiendo alcohol?

Imaginemos la siguiente situación:

Pasamos toda la semana comiendo verduras hervidas, no comemos carnes rojas, no nos permitimos tentarnos con snacks u otros aperitivos. Pero, al llegar el fin de semana, arrojamos el esfuerzo de los cinco días previos en tan sólo un par de horas.

¿Es para tanto?

Bueno, en realidad, beber – por ejemplo – una botella de vino, equivale a comer al menos 3 kilos de verduras hervidas. Entonces, sí, sí es para tanto.

¿Esto significa que mientras hago la dieta no puedo beber nada?

No es necesario, tampoco, que abandones en su totalidad las bebidas alcohólicas. A continuación, te daremos un par de consejos para que puedas continuar dándote algunos gustos al tiempo que hacés dieta para alcanzar tus ansiados objetivos.

Bebidas permitidas

Si bien toda bebida que contiene alcohol proporciona calorías vacías, hay algunas que podrían considerarse dentro de las que “menos engordan” y que, mientras se cuide meticulosamente la cantidad, pueden continuar formando parte de nuestra vida durante la dieta. Esas bebidas que “engordan menos”, son:

  • El vino: hay una cierta dosis del vino (uno o dos vasos al día) que puede ser metabolizada sin demasiado esfuerzo por nuestro organismo. Siempre y cuando no se sobrepase dicha dosis, el vino puede traer consigo grandes beneficios para nuestra salud, debido a que aporta grandes cantidades de antioxidantes.
  • La cerveza: debido a su poco contenido alcohólico, la cerveza no implica demasiadas calorías para nuestro cuerpo. Sn embargo, lo recomendable es que no se tome más de uno o dos vasos al día, debido a que es una bebida que tiende a generar molestias gástricas. De todas maneras, la cerveza es beneficiosa para el sistema cardiovascular y aporta ácido fólico
  • La sidra: la sidra tiene la capacidad de aportar a nuestro cuerpo los mismos minerales y vitaminas que una manzana, siendo rica en fósforo y potasio

Podríamos decir que estas tres bebidas son “las permitidas” cuando estamos haciendo dieta pero deseamos darnos “un gustito” en los fines de semana.

¡Pero cuidado! Porque si se te va la mano con las dosis de alcohol en esos días, no sólo te resultará sumamente difícil lograr bajar de peso, sino que, además, ello puede generar que ganes kilos nuevos. Y claro, nadie quiere restringirse en su alimentación durante toda una semana para luego arruinarlo en tan sólo unas horas.

Entonces, no lo olvides. Podés beber alcohol en los fines de semana o en los eventos importantes de tu vida social. Pero cuidado con las cantidades. No olvides valorar tu esfuerzo de todos los días y verás cómo, teniendo sólo un poco de cuidado, al tiempo podrás ir observando aquellos tan ansiados resultados sobre tu cuerpo y tu salud.

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *