Cirugías Estéticas

Aumento de glúteos

Con el paso del tiempo, el aumento en el tamaño de los senos se ha visto reemplazado, progresivamente, por el aumento en los glúteos con cirugía. Hoy, se trata de una de las intervenciones quirúrgicas más frecuentes. Vamos a ver a continuación en qué consiste el procedimiento de aumento de glúteos.

Hablemos de la cirugía de aumento de glúteos

El aumento de glúteos, también conocido como lipofilling, consiste en extraer grasa acumulada en otras partes del cuerpo del paciente, a través de una técnica de liposucción de baja presión. Luego, esa misma grasa es depurada y procesada, hasta quedar lista para ser transferida. Luego, utilizando microcánulas, esa misma grasa es inyectada en el área de los glúteos. Dicha inyección se efectúa también de manera progresiva hasta alcanzarse el tamaño que se está buscando.

Una de las principales ventajas de este procedimiento es que, al final, no sólo otorga el deseado aumento en el tamaño de los glúteos sino que, además, ofrece una figura más esculpida y esbelta.

¿Cómo es el procedimiento?

Una de las técnicas más frecuentes a partir de la cual se suele realizar la cirugía de aumento de glúteos es la que se conoce como lifting brasileño. Vamos a ver en qué consiste, etapa por etapa.

Debido a que este procedimiento requiere de realizar una lipoescultura a las medidas de cada paciente en particular, antes de comenzar se requiere de llevar a cabo unos estudios previos. Son estos estudios los que otorgarán las pautas acerca de cuales serán las partes del cuerpo de las que se retirará grasa para poder luego añadirla y en qué manera a los glúteos.

Cirugía de Aumento de Glúteos
Cirugía de Aumento de Glúteos

Debido a que se trata de un procedimiento que tiende a llevar mucho tiempo y se realiza de forma meticulosa, se suele practicar con anestesia general. Una vez que el paciente se encuentra pertinentemente dormido, se comienza a extraer la grasa corporal “de sobra” de las áreas del cuerpo que han sido seleccionadas en conjunto entre el paciente y el cirujano.

Para que esa grasa pueda ser nuevamente transferida al paciente pero en otra área de su cuerpo, la misma debe pasar antes por un proceso de depuración, centrifugado y preparación. Una vez que está lista, esta grasa es transferida nuevamente a los glúteos del paciente, realizando inyecciones con microcánulas, que serán aplicadas en zonas estratégicas de cada glúteo.

Ya finalizada la transferencia, se procede a colocar apósitos en la zona transferida, que el paciente deberá dejarse hasta la siguiente cura, cuyo plazo tiende a ser una semana después de la intervención. Asimismo, es posible que el cirujano recomiende colocar una prenda de compresión en las zonas de las que la grasa fue retirada, para favorecer la adaptación de la piel al nuevo contorno y evitar infecciones y problemas.

A diferencia de otros tipos de cirugías estéticas, el postoperatorio de una intervención para aumento de glúteos tiende a ser muy sencillo de realizar. De hecho, no se requiere de mucho tiempo luego de la intervención para que el paciente pueda retornar a su casa con normalidad.

Son pocas las indicaciones que el paciente debe seguir luego de la operación para garantizar su correcta recuperación. Algunas de las más frecuentes son las siguientes:

– Mantener los apósitos en la zona intervenida hasta la próxima cura o hasta que el cirujano lo indique (normalmente no es más de una semana);

– Acudir responsablemente a la siguiente cita de cura;

– Tomar en tiempo y forma la medicación que sea prescripta por el cirujano para evitar los dolores y molestias del postoperatorio;

– Mantener correctamente y el tiempo que el cirujano lo indique las prendas de compresión que hayan sido colocadas en las áreas de las que la grasa fue extraída.

Los resultados

Algo que hay que tener en cuenta antes de acudir a este tipo de intervención quirúrgica, es que, al ser tan pequeño el tamaño de las incisiones realizadas para la operación, las cicatrices que quedan son verdaderamente mínimas y prácticamente imperceptibles.

En lo que respecta a los resultados en cuanto al volumen, estos pueden acabar de observarse en su totalidad al mes de la intervención quirúrgica. Este tipo de operación trae consigo una notoria redefinición de la figura, pero con los componentes del propio cuerpo.

Lee también: Los mejores ejercicios para trabajar los glúteos.

Tipos de aumento de glúteos

Si bien hasta ahora hemos estado hablando acerca del aumento de glúteos mediante la propia grasa corporal de cada paciente, existen también intervenciones que se basan en la utilización de implantes. Entonces, ¿cuál de los dos es mejor para mí?

Generalmente, cuando un paciente presenta cúmulos de grasa no deseada en otras partes del cuerpo, el aumento en los glúteos a partir de esa misma grasa es la primera opción. Esto tiene que ver no sólo con que se trata de un proceso más natural en el que el cuerpo no puede presentar rechazo alguno al relleno, sino además con que permite redefinir la figura, tanto desde los glúteos como desde otras partes del cuerpo. En estos casos, entonces, podemos decir que deberíamos optar por un aumento en los glúteos a través de procedimientos como el lifting brasileño.

Sin embargo, hay casos en los que la “falta” de glúteos grandes se condice con bajo peso o con carencia de grasa corporal. En esas situaciones, el aumento de glúteos puede efectuarse solamente a través de implantes. El problema de este método es que trae consigo un riesgo mayor de que los puntos puedan llegar a abrirse, exponiendo los implantes.

Al mismo tiempo, algunas personas han manifestado que el método de los implantes tiende a verse más superficial que el anterior. Claro está que los implantes pueden ofrecernos la alternativa de lograr un resultado más “perfecto” que el mecanismo de la grasa, aunque esto pueda resultar menos natural a la vista.

Resultados de Aumento de Glúteos
Resultados de Aumento de Glúteos

Como hemos podido ver, el tipo de cirugía a partir de la cual se lleve a cabo el aumento en el tamaño de los glúteos dependerá de los objetivos y de las condiciones propias de cada paciente en particular.

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *