Dietas

Cantidad vs. Calidad: Si importa a la hora de alimentarse

Mucho hemos hablado acerca de las distintas dietas que una persona puede llevar a cabo si desea bajar de peso. Sabemos, también, que existe una dieta determinada para las necesidades – tanto nutricionales como físicas – de cada persona en particular. Sin embargo, son muchas las personas que, con el deseo de apresurar la visualización de los resultados, se plantean el siguiente interrogante: ¿puedo comer lo que sea mientras sea en pequeñas cantidades? ¿o será que mientras coma alimentos saludables puedo consumir la cantidad que desee?

Son, muchas veces, estos interrogantes los que pueden provocar que una dieta falle. Y es eso lo que intentaremos responder en esta ocasión.

Cotizar tu próxima cobertura médica

Cantidad vs calidad

Cantidad de alimentos

Una de las palabras que tiende a aparecer como una alarma en rojo vivo a la hora de buscar adelgazar es “CALORÍAS”. Debido a la indiscutible importancia que estas tienen a la hora de la búsqueda del adelgazamiento, son muchas aún las personas que aseguran, en primera instancia, que se puede perder peso consumiendo cualquier tipo de alimento, sin importar su calidad nutricional, siempre y cuando se cuide la cantidad de calorías que ingerimos.

Es cierto que existen dietas que se basan en estos principios, como, por lo general, aquellas que tienden a basarse centralmente en el consumo de un alimento principal, por ejemplo, la Dieta de la Banana. De todas maneras, las dietas que cuidan la cantidad de calorías no son ciertamente las mejores para obtener la ansiada pérdida de peso.

Una importante serie de estudios acerca de este tema, han concluido que, en realidad, las personas que basan su dieta en el consumo de un número sumamente reducido de alimentos no consiguen llevar adelante la dieta durante un tiempo prolongado. Si bien aún no han podido demostrarse motivos fehacientes para dicha afirmación, lo más probable es que esto ocurra debido a un hartazgo por parte de la persona que lleva a cabo la dieta. Esto puede acabar dando lugar a un importante efecto rebote en la persona, perdiéndose los resultados que hayan sido logrados durante el tiempo que duró la dieta.

Por otro lado, otra de las desventajas con las que cuentan las dietas que se basan en el consumo de un solo alimento (o grupo de alimentos) tienden a ser desbalanceadas nutricionalmente, pudiendo así derivar en importantes deficiencias nutricionales, afectando así el metabolismo y dando lugar a una serie de problemas físicos y de salud, como pueden ser: los dolores de cabeza persistentes, cansancio en exceso, debilidad u otros síntomas que contribuyen a generar el hartazgo de la dieta.

¿Cuánto debo comer? Regulá la calidad de las comidas además de la cantidad
¿Cuánto debo comer? Regulá la calidad de las comidas además de la cantidad

Por lo general, cuando hablamos de adelgazar o de perder peso, la cantidad de alimentos suele ser lo primero que se observa y que se tiende a querer reducir. Sin embargo, esto no resulta suficiente para lograr una pérdida de peso corporal exitosa. Para ello, es importante tener en cuenta también la calidad.

Calidad de los alimentos

Una vez que nos despojamos de la idea de que sólo una reducción en la cantidad de alimentos basta para perder peso, comienzan a aparecer mitos relacionados a la calidad. Uno de los mitos más comunes es el que consiste en pensar que, seleccionando alimentos “sanos”, el cuerpo comenzaría a estar “saludable”, lo cual haría que perdamos peso. Es en estos casos en los que la cantidad pasa a estar en un segundo plano y se prioriza solamente la calidad de los alimentos.

Es importante establecer que, cuando hablamos de “calidad”, hacemos referencia a las propiedades nutricionales con que contiene cada alimento, es decir, a su composición y a su aporte de proteínas, vitaminas y minerales, como así también el tipo de grasas saludables y de carbohidratos.

Dietas vegetarianas

Uno de los ejemplos más comunes de este tipo de razonamientos suele encontrarse en el fundamento (alimenticio, nutricional) de las dietas vegetarianas. Son muchas las personas que, lejos de contar con una motivación ideológica, deciden optar por dietas vegetarianas para perder peso. Ese razonamiento está basado en que las mismas se componen de grandes cantidades de alimentos de origen vegetal, siendo mucho más saludable y, por ello, “ideal” para lograr adelgazar.

No obstante, es importante resaltar que no todas las personas que deciden llevar adelante una dieta vegetariana consiguen perder peso. ¿Por qué? Bueno, esto puede deberse, en gran medida, a que, para cubrir las necesidades nutricionales que aparecen al eliminar los alimentos de origen animal, suele acudirse a grandes cantidades de frutas y cereales, los cuales se caracterizan por ser alimentos ricos en carbohidratos.

En resumen: calidad y pérdida de peso

Existe la manera, también, de consumir alimentos de todos los grupos alimenticios, priorizando la calidad nutricional de los mismos. Sin embargo, si, al hacerlo, no se reducen las cantidades que el organismo necesita para adelgazar, es probable que la pérdida de peso obtenida sea muy poca. Incluso, aún una dieta de muy buena calidad puede generar una ganancia de peso, si no se tiene un relativo cuidado en cuanto a la cantidad de los alimentos ingeridos.

Comer mucho no es comer bien
Comer mucho no es comer bien

De todas maneras, no se trata de desprestigiar la calidad de los alimentos, debido a que ésta puede brindarnos importantes beneficios por fuera de la única necesidad de adelgazar: un mejor estado de salud, un menor riesgo de padecer determinadas enfermedades, mayor vitalidad, energía y rendimiento, entre otros. Es por ello que, si bien la calidad de los alimentos no nos garantiza la pérdida de peso, es ideal tenerla en cuenta a la hora de planificar un nuevo hábito alimenticio.

Calidad y cantidad, una combinación exitosa

Para que una dieta sea equilibrada, saludable, como así también exitosa para lograr la pérdida de peso, no basta con incluir solamente alimentos sanos, sino que debe medirse y controlar la cantidad a ingerir de los mismos. Es por ello que podríamos decir que la fórmula ideal para bajar de peso, consiste en un claro balance entre la calidad y la cantidad.

Este balance no sólo permitirá una mayor eficacia a la hora de alcanzar la pérdida de peso deseada, sino que, también, traerá consigo grandes beneficios para la salud.

A su vez, cuando una dieta cuenta con el balance perfecto entre calidad y cantidad, resulta mucho menos difícil continuar con la dieta en el largo plazo, previendo así la producción de efectos rebote.

Por todo lo dicho anteriormente, si lo que buscás es perder peso de manera exitosa, te recomiendo que tengas en cuenta la importancia de mantener un saludable balance entre la calidad y la cantidad de los alimentos.

De todas maneras, la recomendación principal es que visites a tu médico antes de realizar cualquier modificación en tus hábitos alimenticios.

También te puede interesar: Dieta Atkins, ¡la revolución en las dietas!