Otorrinolaringología

Congestión Nasal – Uso del Spray: Cuando el remedio puede ser peor que la enfermedad.

La congestión nasal es un síntoma producido por la inflamación de la membrana que cubre el interior de la nariz además de también los vasos sanguíneos pueden inflamarse, esto como consecuencia genera incapacidad de respirar correctamente y se vuelve muy molesto. Es un síntoma típico de enfermedades como la gripe, resfriado común, infección sinusal, que afectan al sistema respiratorio. Este síntoma de congestión nasal puede ser provocado por el tabaco, la contaminación ambiental (smog), cambios de temperatura o inhalar sustancias irritantes, un detalle es que la mayoría de las personas tienen el tabique desviado, entonces a veces es difícil respirar por la nariz e intentamos inhalar por la boca lo que es mas contraproducente porque puede provocarnos gripes y otra enfermedades por la entrada de microorganismos externos.

Entre las soluciones para aplacar el síntoma de la congestión nasal encontramos comidas picantes, vapores de sal con agua como hacían nuestras abuelas, aplicar Mentisan o Vaporub (Ungüentos de alcanfor y mentol aplicados en la espalda), bebidas calientes como té mate cocido y hasta sopa de tomate. Pero también es usual la aplicación de sprays para la congestión nasal, son soluciones salinas o también soluciones con fármacos corticosteroides.

Cotizar tu próxima cobertura médica

La desventaja que se encuentra en el uso prolongado de los sprays nasales es que pueden provocar una adicción psicológica al fármaco y este deja de tener efecto positivo sobre el organismo por ende ya no calma la congestión nasal, en este articulo trataremos los cuidados a tener en cuenta de la congestión nasal y el uso del spray.

También te puede interesar: Broncoespasmos, dificultad al respirar

“Vapores de Agua y Sal” siempre nos decían las abuelas cuando teníamos congestión nasal, pero cuando hay enfermedades como la rinitis aguda o crónica los médicos recomiendan otro tipo de tratamientos, entre los que encontramos los sprays para la congestión nasal compuestos de corticosteroides.

Debemos tener mucho cuidado con estos medicamentos para evitar inconvenientes en la salud. Al ser productos de fácil acceso, las personas con congestión nasal suelen automedicarse sin límites llegando a producir problemas. Entonces a cuidarse, esto es un medicamento y como tal tenemos que tenerle respeto.

Funciones 

Como dijimos antes, la función de los spray para la congestión nasal, es aliviar la obstrucción y congestión de los senos paranasales. Estos sprays son fabricados con fármacos que tienen efecto sintomático (Esto es una distinción importante) que producen vasoconstricción local que baja la congestión, pero esto es temporal, así que cuando termina su efecto lo volvemos a necesitar porque los síntomas vuelven.

Enfermedades Adquiridas por el uso de spray 

Los sprays para la congestión nasal utilizados muy frecuentemente pueden provocar, entre otras cosas, rinitis medicamentosa y este es el efecto rebote del uso prolongado (además, solo pueden aliviar por 30 minutos la congestión y no mucho más) pero los síntomas pueden agravarse en vez de poder curarse.

Además de este efecto, puede inducirse a infecciones nasales, desgarro de la membrana que separa los orificios nasales, tos y más congestión. Se puede empezar a sentir obstrucciones en la nariz e incluso después de haber aplicado repetidamente el aerosol. Con el correr del tiempo las pequeñas arterias pueden reducirse produciendo cicatrización, consecuencia: hay irritación y sequedad de las fosas nasales que pueden desembocar en ulceras o en hemorragias nasales.

También puede aparecer dolor de cabeza, hipertensión, alteraciones del sueño, sudoración excesiva, palpitaciones y nerviosismo.

Recomendaciones del uso de spray para la congestión nasal.

Lo mejor es no usar el medicamento para la congestión nasal más de tres días, además de usarlo solo bajo indicación médica.

Toma en cuenta que la automedicación nunca será algo saludable para nuestro organismo y siempre es contraproducente. Tener un control y limites sobre la aplicación de medicamentos y no exagerar las dosis lleva a tener conciencia sobre lo que nos tratamos y así poder transitar la enfermedad mucho mejor y no tener problemas a posteriori.

Recordar siempre, todo en exceso hace mal y este caso no es la excepción.

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *