Especialidades

Densitometría Osea

¿Qué es la Densitometría Ósea? ¿Para qué sirve? ¿Cómo se realiza? En este artículo hablaremos de la densitometría ósea y te brindaremos toda la información que necesitas a la hora de realizar este sencillo estudio.

¿Qué es la densitometría ósea?

Se trata de un estudio médico que suele realizarse para detectar posibles casos de falta de calcio en los huesos y también para el diagnóstico temprano de la Osteoporosis (que se trata de una enfermedad que consiste en la disminución en la densidad del tejido óseo, pudiendo provocar así la fragilidad de los huesos).

Con el trascurso de los años, los huesos pueden llegar a perder parte del nivel de calcio que necesitan, generando debilidad, fragilidad y demás problemáticas que pueden resolverse con un tratamiento de lo más sencillo.

El estudio puede realizarse, tanto para evaluar la pérdida de calcio y el riesgo de fragilidad en los huesos, como para elaborar un pronóstico que pueda dar a conocer cuánto es el nivel de hueso que se ha perdido a lo largo del tiempo de vida.

¿Cómo se realiza el análisis?

La densitometría consiste en una exploración con bajas dosis de Rayos-X que se pasan por el cuerpo tomando una radiografía por la parte baja de la espina dorsal y la cadera.

El estudio puede realizarse utilizando tanto Rayos-X, como ultrasonidos o isótopos radioactivos. Por lo general, es más común que se utilice la técnica de Rayos-X, la cual es además la más antigua usada para este tipo de estudios y, también, la más sencilla; esta técnica es conocida también como DXA o DEXA.

Normalmente, la densitometría suele realizarse sobre un solo hueso, por lo general de la cadera o de las vértebras inferiores de la columna vertebral. Hay algunos casos de niños y adultos en los que puede realizarse en la totalidad del cuerpo.

En algunos casos, es la máquina la que se desplaza por el cuerpo y, en otros, lo hace la camilla en la que se encuentra recostado el paciente.

Ver también: otros procedimientos de Medicina Nuclear

Estudio de Densitometría Ósea
Estudio de Densitometría Ósea

¿En quienes se recomienda la realización del análisis?

Por lo general, la densitometría suele indicarse en:

  • Mujeres mayores de 65 años de edad
  • O bien mujeres menores de 65 años pero que cuenten factores de riesgo de osteoporosis
  • Mujeres post-menopausicas que no ingieran estrógenos
  • Mujeres post-menopáusicas altas o muy delgadas
  • Personas que posen antecedentes de tabaquismo o fracturas del lado materno
  • Hombres con enfermedades asociadas a la pérdida de calcio
  • Personas que padecen de Diabetes del tipo 1, enfermedades hepáticas o renales
  • Aquellos que poseen antecedentes familiares de osteoporosis
  • Quienes sufren enfermedades relacionadas a problemas en la tiroides
  • Todos aquellos que han sufrido fracturas luego de traumatismos breves
  • Personas que poseen constantes dolores de espalda sin motivos aparentes

¿Se necesita alguna preparación?

La única precaución a tener en cuenta antes de realizarse este estudio, es que no debe consumir suplementos de calcio por lo menos 24 horas antes del análisis. En cuanto a la alimentación, puede realizarla de manera normal.

Debe evitar el uso de toda prenda que contenga objetos metálicos y desprenderse de llaves, alhajas o cualquier elemento de metal. El técnico le otorgará una bata y podrá solicitarle que se quite toda o parte de la vestimenta. En caso de poseer dentaduras removibles, piercings, lentes o cualquier objeto de metal, se lo debe quitar, puesto que estos pueden interferir con los Rayos-X.

En de gran importancia que, si una mujer está o sospecha estar embarazada, se lo comunique inmediatamente al médico o técnico que llevará a cabo la densitometría, puesto que la exposición a los Rayos-X puede llegar a ser peligrosa para el desarrollo del feto. Es probable que, en este caso, se recomiende no realizar el estudio. En caso de ser absolutamente necesario realizar el estudio, se van a tomar una serie de precauciones destinadas a minimizar lo más posible la exposición del bebé a los rayos.

El estudio, ¿duele?

La densitometría no duele ni genera ningún tipo de malestar en el paciente que se lo realiza.

A su vez, las dosis de Rayos-X que lleva la densitometría es muy pequeña, provocando un daño casi nulo a las células de nuestro organismo. El aparato es capaz, además, de concentrar la totalidad de su emisión en un solo punto, gracias al uso de filtros especiales para ello.

¿Y después?

Los resultados de la densitometría son revelados por la máquina inmediatamente de manera automática. En el caso de los aparatos más modernos, estos pueden imprimir los resultados del examen.

Los resultados de este estudio se evalúan como medida de densidad, comparando con personas de la misma edad y sexo y con respecto a personas de 30 años de edad.