Belleza

Hablemos sobre la depilación

Hasta hace unos años atrás, la depilación era algo común solamente para las mujeres y para los hombres que practicasen algunos deportes en particular, tales como el ciclismo. En la actualidad, comienzan a difuminarse los límites para quienes se hacen la depilación, convirtiéndose ésta en tendencia también entre los hombres. Cada vez son más los hombres que toman decisiones de esta índole sobre su cuerpo, sin el prejuicio de que las mismas fueran inherentes a la mujer. Siendo esta tendencia tan difundida, es importante conocer todo acerca de los distintos métodos de depilación, sus procedimientos, su duración, su efecto sobre nuestra piel, sus virtudes y sus problemas.

A tener en cuenta antes de depilarse

Aunque a simple vista pudiera parecer un procedimiento que carece de riesgos, hay una serie de situaciones en las cuales no es recomendable acudir a la depilación. Algunos ejemplos son las heridas o cortes en la piel, las quemaduras, las várices, entre otros problemas. Ante cualquiera de estos casos, es importante acudir a una consulta con un dermatólogo para saber si es pertinente realizar la depilación.

Otra de las advertencias que debemos mencionar es la relacionada a la fotodepilación. Si bien esta es vista como uno de los métodos más eficaces, está contraindicada para algunas personas o situaciones. Por un lado, no se recomienda en las personas muy jóvenes, ya que su vello está todavía por definirse. Al mismo tiempo, se recomienda no aplicarla en zonas del cuerpo sensibles, tales como la cercanía de los ojos, los pezones, las áreas con tatuajes, con quemaduras o con pecas muy oscuras. Otros casos en los que la fotodepilación está contraindicada, son los siguientes:

– Cuando se está tomando alguna medicación que pueda llegar a generar alguna reacción como consecuencia de la exposición a la luz;

– Cuando se está padeciendo algún tipo de infección;

– Cuando se tiene fiebre;

– Cuando se está cursando un embarazo o un período de lactancia;

– Cuando se padece de alguna enfermedad específica de la piel (se debe consultar antes al dermatólogo).

Los métodos de depilación

Ahora, vamos a hablar acerca de los distintos métodos de depilación a los que podemos acceder. Muchos de estos son ya comunes y conocidos por todos nosotros.

La cuchilla o “maquinita de rasurar”

Maquinita de afeitar
Maquinita de afeitar

La mayor parte de las personas acuden a este método al menos una vez en la vida. En este caso, se trata de una herramienta que no sabe de distinción de género y que es usada por igual por cualquier persona que desee desprenderse momentáneamente del vello de alguna parte de su cuerpo o de su rostro.

El motivo de su popularidad tiene que ver tanto con su rapidez, como con la sencillez de su uso y su cualidad indolora. Al mismo tiempo, con este método se puede cortar cualquier pelo, independientemente de su longitud (a diferencia de métodos que sólo pueden extraer el vello largo o corto).

Para lograr una buena depilación con este método, lo recomendable es hacerlo durante o después de la ducha. Se pueden aplicar cremas para afeitar o simplemente agua y mucho jabón (esto es para que la cuchilla resbale y no genere lesiones). La cuchilla debe ser pasada en el sentido contrario del crecimiento del vello. Luego, se recomienda aplicar agua fría y alguna crema sin alcohol que contenga Aloe Vera para aliviar la sensación.

Los riesgos más frecuentes con que cuenta este método son los cortes y la irritación de la piel. Para evitar los cortes, es importante renovar la cuchilla cuando ésta comienza a gastarse y aplicarla con suavidad, sin presionar. Asimismo, debe tenerse especial cuidado con las partes del cuerpo por las que se pasa la cuchilla, ya que el exceso de pliegues o las zonas complejas de alcanzar pueden correr un mayor riesgo de cortes.

Entre las principales desventajas de este método de depilación podemos destacar que, el mismo, no elimina el vello de raíz, por lo que la duración de los resultados tiende a ser más corta (de 1 a 5 días aproximadamente, reduciéndose esa cantidad si se rasura con demasiada frecuencia).

En lo que refiere a sus beneficios, podemos decir que es el procedimiento más rápido cuando estamos en un apuro y no tenemos tiempo ni dinero para acudir a otros métodos. Además, en la actualidad, son cada vez más las alternativas de estas maquinitas que podemos encontrar en el mercado, pudiendo así acceder a algunas que traen ya consigo geles de aplicación, que ofrecen más seguridad, comodidad y suavidad en la depilación.

La cera de depilar

Dolorosa, sí. Pero elegida por muchas personas que desean duración en sus resultados. Lo primero que podemos decir acerca de este método y que lo diferencia sustancialmente del anterior, tiene que ver con que la cera arranca el pelo de raíz, pudiendo los resultados durar hasta 2 a 4 semanas luego de la depilación. Al mismo tiempo, generalmente la aplicación frecuente de cera de depilar puede llegar a debilitar el vello logrando, con el paso del tiempo, que éste deje de crecer. Claro está que no estamos hablando de una depilación definitiva. Por esto, si bien es cierto que hay ciertos niveles de vello que pueden dejar de crecer con la frecuencia de la cera, esto no significa que deje totalmente de crecernos vello en las áreas en la que la utilicemos.

Podemos decir, además, que antes las opciones de depilación con cera eran mucho más acotadas de lo que son ahora. Ahora, tenemos cera realizada a partir de distintos elementos (como la cera de miel y la cera vegetal, por ejemplo), cera que se utiliza a distintas temperaturas (tibia o caliente), cera en roll-on, cera en bandas depilatorias, entre otras.

Una recomendación para realizar correctamente este método y sacar todo el provecho posible de él, es realizar previamente una buena exfoliación. Esto nos ayudará a que los vellos encarnados salgan hacia afuera para poder ser retirados con el tirón y, además, nos ayudará abriendo los poros para que el vello salga más rápido y nos duela menos.

Un punto negativo que debemos resaltar acerca de la depilación con cera, tiene que ver con que sólo es eficaz si el vello ha alcanzado un largo superior a los 3 milímetros aproximadamente. En caso contrario, es muy probable que el vello no salga con las distintas pasadas necesarias. Por otro lado, en las personas de piel muy sensible, este método puede ser perjudicial para la salud de su piel, pudiendo provocar manchas, enrojecimiento, vello encarnado, entre otros problemas. Finalmente, se destaca como punto negativo el dolor. Sin embargo, se trata de un dolor rápido, que dura lo que dura el tirón.

Las personas que cuentan con pieles muy sensibles, es recomendable que consulten a su dermatólogo acerca de los métodos de depilación más eficaces. Además, debemos tener en cuenta que, a veces, por exceso de temperatura en la cera o por mala aplicación, pueden aparecer manchas en las zonas del cuerpo depiladas. Por esto, es recomendable también consultar previamente y buscar sitios habilitados y que sepamos que son de buena calidad para ir a depilarnos.

Depilación con cera
Depilación con cera

Las cremas para depilar

En este caso, nos referimos a otro de los métodos de depilación más buscados por quienes no quieren depilarse sufriendo dolor. Se trata de un procedimiento tan rápido como indoloro. El mismo, funciona quemando, a partir de sus compuestos químicos, la queratina del vello Sin embargo, debemos decir que eso no significa que se destruya la raíz, por lo que el vello vuelve a crecer de 4 a 5 días después de la aplicación.

Una de las mayores ventajas que muchas personas han mencionado acerca de la depilación a través de cremas depilatorias, tiene que ver con que – a diferencia de la cera – esta no suele dejar granitos ni otras marcas posteriormente. Sin embargo, para las personas con tendencias alérgicas es muy importante hacer la prueba antes de utilizar este mecanismo. Se puede hacer una prueba casera en la que se establezca contacto con los elementos de la crema depilatoria por 24 horas o se puede consultar a un especialista en el tema. En cualquiera de los casos, una depilación con un método que nos de alergia puede llegar a ser verdaderamente peligroso para la salud.

Para efectuar correctamente esta depilación, se debe prestar atención a que la piel esté perfectamente seca antes de hacerlo. Una vez garantizado esto, se aplica la crema en la zona a depilar, dejando reposar de 10 a 15 minutos (generalmente los empaques dicen la cantidad de tiempo que cada crema requiere). Pasado ese tiempo, se procede a retirar con un cuchillo especial (sin filo que corte) que viene con la crema o simplemente enjuagando con abundantes cantidades de agua. Al igual que en casos anteriores, lo recomendable es aplicar una crema hidratante y sin alcohol inmediatamente después de la depilación.

Aunque es raro que ocurra, hay casos de cremas para depilar que dejan mal olor luego de ser utilizadas.

Las depiladoras eléctricas

Este método es el que conjuga dos de los mejores elementos de la rasuradora y la cera de depilar. Por un lado, es un procedimiento relativamente rápido de efectuar, al tiempo que arranca los pelos de raíz. Se trata de un método ciertamente eficaz, aunque puede ocurrir que algunos vellos, al ser agarrados por la máquina, no se arranquen sino que, más bien, se corten. Sin embargo, la depilación con máquina eléctrica consiste en el arranque de raíz de estos vellos, por lo que la duración de los resultados tiende a ser similar a la de la cera.

Para realizar esto, la preparación es similar a la depilación con cera. Por un lado, se recomienda realizar una buena exfoliación antes de depilarse, para lograr quitar los vellos encarnados y abrir los poros. Al mismo tiempo, si esta exfoliación es en la ducha, la piel estará mucho más apta para ser depilada y con menos dolor. Luego, es importante recordar que vamos a utilizar un dispositivo eléctrico, por lo que es fundamental que la piel esté perfectamente seca antes de aplicarlo.

Es cierto que se trata de un método un tanto doloroso. En la actualidad, existen en el mercado muchas opciones de máquinas depiladoras eléctricas que cuentan con adaptadores para poder ser utilizadas en distintas partes del cuerpo, incluso en aquellas curvas o pequeñas. Además, son muchos los modelos hoy en día que incluyen cabezales u otros accesorios que apuntan a reducir el nivel de dolor en la depilación.

La depilación con láser o con luz pulsada

Este tipo de depilación ha estado ganando gran popularidad con el paso del tiempo, especialmente por sus resultados. Se trata, en la actualidad, del único método que permite evitar definitivamente el vello, sin que éste vuelva a crecer. Sin embargo, debemos decir que se trata de un método de depilación que trae consigo también ciertos riesgos. Uno de ellos es la posibilidad de sufrir quemaduras. Esto puede evitarse concurriendo inicialmente a un dermatólogo que pueda orientarnos acerca de qué depilación definitiva elegir y en qué zonas es conveniente o no realizarla. Al mismo tiempo, lo recomendable es asistir a sitios atendidos por médicos, para evitar cualquier tipo de inconveniente.

Si bien es uno de los preferidos en cuanto a depilación, podemos mencionar algunos rasgos negativos. Por un lado, no es una depilación para todos. En primera instancia, se trata de un método que no funciona con las pieles oscuras ni con los vellos claros. Sólo es eficaz en las pieles claras y en las zonas del cuerpo en las que priman los vellos oscuros. Por otro lado, si bien podría decirse que se compensa con el paso del tiempo, es el método de depilación más costoso en la actualidad.

Lo más frecuente es que las primeras sesiones tengan lugar con un plazo de 45 días entre cada una, pasando a dejar alrededor de 2 meses entre las siguientes.

Para este tipo de depilación, es fundamental consultar a un dermatólogo para saber si somos candidatos adecuados para ella. Al mismo tiempo, debemos saber que estamos asistiendo a un sitio certificado en el que trabajan profesionales altamente capacitados para realizar la depilación con láser. Finalmente, es importante mencionar a los especialistas si estamos tomando alguna medicación, si tenemos alguna enfermedad o cualquier cosa que consideremos y que pueda ser perjudicial para nuestro paso por estas sesiones.

Métodos de depilación definitiva

La depilación definitiva ha tenido un notable éxito debido a la necesidad permanente de las personas de verse y sentirse mejor. Muchos se sienten incómodos con sus vellos corporales y deciden que es mejor eliminarlos. Inicialmente, antes de decidirse por la opción de la depilación definitiva, empiezan con la rasuradora y luego siguen con la cera, ya que permite disminuir el tiempo entre depilaciones. Pero con el correr del tiempo, esta operatoria, cansa y y se vuelve monótona, además de generar perdida de tiempo y molestias físicas, como raspones, cortes y quemaduras.

Una segunda etapa se inicia con el uso de cremas depilatorias que eliminan los vellos rápidamente, pero su costo y su repetición vuelven a molestar. Entonces la persona que desea liberarse de los bellos comienza a pensar en la depilación definitiva, que a pesar de ser costosa, libera de esta tarea de una forma permanente.

A partir de este momento es cuando surge la duda sobre el método a utilizar. A continuación nombraremos a los más conocidos y daremos una breve descripción (el orden de aparición no indica preferencia):

  • Depilación eléctrica: Es un método super efectivo pero muy lento y casi impracticable en zonas de mucho vello, ya que consiste en eliminar vello por vello. Es muy útil para vello de color blanco, donde los otros métodos son menos efectivos.
  • Depilación Láser: Se utiliza un haz de luz que apunta a la piel destruyendo el folículo piloso. Algunas variaciones utilizan el láser apuntado a un diodo o algún otro elemento (piedra) el cual genera una onda de determinada magnitud que también elimina el vello. Un ejemplo de este método es la depilacion soprano xl
  • Depilación de luz pulsada: Se utiliza un haz de luz  que apunta hacia la piel calentando la piel y al mismo tiempo eliminando el folículo. Es menos eficiente que la depilación láser.

Luego de esta averiguación, comienza la elección, que en algunos casos es de acuerdo al poder adquisitivo del cliente y en otros de acuerdo al objetivo que se quiere obtener.

Recorda buscar cuidadosamente al profesional que te hará la depilación, tiene que darte confianza y seguridad.

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *