Especialidades

Diabetes, colesterol y presión alta

Las enfermedades crónicas son aquellas que acompañarán a la persona a lo largo de toda su vida porque actualmente la medicina no puede ofrecer una cura de las mismas. Entre las principales enfermedades crónicas de hoy se destacan la diabetes, dislipemia y la hipertensión arterial.

El cuerpo humano está integrado por numerosos órganos y tejidos coordinados que permiten que funcione de forma eficaz en ausencia de enfermedades. En las últimas décadas existen gran cantidad de modificaciones sociales que han llevado a que las enfermedades crónicas aumenten en la población.

Cotizar tu próxima cobertura médica

Presión alta

La presión arterial es producida por el corazón, eyectando fuerza a la sangre dentro de los vasos sanguíneos, como forma de que la misma fluya por todo nuestro cuerpo. La sangre, entre múltiples y vitales funciones, se encarga de llevar nutrientes y oxígeno a las células corporales y retirar los productos de desecho. Esta tarea se debe realizar de forma permanente para que el funcionamiento de todos los órganos sea el correcto.

Una de las principales enfermedades crónicas que ha aumentado en las últimas décadas es la presión alta, la misma se define como un aumento de la presión de la sangre que sale del corazón, que se mantiene a lo largo de todo el día. El problema de la presión alta es que mantenida a lo largo de los meses y años produce daño a nivel de numerosos órganos del cuerpo, especialmente el corazón y el cerebro. Existen múltiples causas de presión alta, pero se destaca un aumento en el consumo de sal en la dieta actual. Gran cantidad de comida que ingerimos diariamente tiene un aporte excesivo de sal, especialmente la industrializada, lo que lleva a que el consumo diario sea alto. Incluso algunas personas agregan sal a la comida preparada como forma de otorgarle mayor sabor.

El exceso de sal en el cuerpo lleva a una mayor acumulación de líquidos con el consiguiente riesgo de presión alta. A mayor consumo de sal mayor es el riesgo de padecer presión alta, afectando una gran cantidad de la población mundial.

Diabetes

Otra de las enfermedades crónicas que encontramos es la diabetes mellitus, que se caracteriza por una incapacidad del cuerpo de controlar y mantener los niveles de azúcar en sangre de forma estable. El aumento de la diabetes se produce mayoritariamente por una resistencia a la insulina por parte del cuerpo, situación que se produce en las personas con sobrepeso u obesidad, sedentarias y que llevan adelante una dieta con gran cantidad de calorías, especialmente azúcares.

La diabetes constituye un factor de riesgo cardiovascular, es decir, aumenta el riesgo de sufrir infartos de corazón y derrames cerebrales, entre las patologías más complicadas. Con el paso de los años, las personas que tienen una diabetes no controlada porque no toman la medicación o no cumplen la dieta, suelen comenzar con manifestaciones renales y oculares.

El tratamiento de la diabetes al igual que para la presión alta se basa en un control en la dieta que se lleva adelante. Para las personas que padecen diabetes deben restringir el consumo de azúcar y harinas, incluyendo cualquier preparación que lo contenga en demasía.

Encontrá aquí algunas recetas aptas para diabéticos

Colesterol

El colesterol alto es un problema frecuente en la mayoría de las personas adultas, aunque cada vez se ve en personas más jóvenes. El nivel alto de colesterol en la sangre lleva a que el mismo, siendo una grasa, se deposite en las paredes de las arterias, que con el paso de los años, algunas de ellas pueden llegar a taparse. Son especialmente sensibles las arterias del corazón y del cerebro, corriendo el riesgo de padecer una situación que corra riesgo la vida de la persona.

El colesterol alto se produce por un excesivo consumo de comida con alto nivel de grasa, una vida sedentaria y por no practicar actividad física aeróbica regular.

Ejercicio como forma de evitar el estreñimiento

¿Cómo se tratan?

Las diferentes enfermedades crónicas, tanto el colesterol alto, la presión alta o la diabetes, no tienen cura actualmente, pero existen tratamientos para detener o disminuir su avance. Es importante comprender que la mayoría de las enfermedades crónicas como la presión alta e infartos se pueden combatir con una adecuada dieta, evitando aquellos alimentos con un alto contenido de sal. La diabetes debe enfocarse desde una perspectiva distinta disminuyendo el aporte de azúcar al cuerpo y contribuyendo a su utilización. La dieta adecuada y balanceada es esencial para prevenir niveles altos de colesterol en sangre, situación que no produce síntomas ni signos hasta la aparición de un hecho grave como un infarto de corazón.

El combate al sedentarismo a través de la actividad física es un pilar que básico para las tres enfermedades, cada vez más frecuentes en la sociedad moderna. Se ha visto que solamente la práctica de 30 minutos al día de una actividad aeróbica mejora todos los niveles de presión arterial, colesterol y azúcar en sangre luego de su práctica continúa durante algunas semanas. La prevención es el eslabón clave para evitar futuras complicaciones y lograr una buena calidad de vida futura.

Lee también: Rutina de ejercicios para principantes

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *