Nutrición

Todo sobre los Edulcorantes

A medida que las diferentes dietas van alcanzando un lugar clave y fundamental en la vida cotidiana de muchas personas, son muchas más las que comienzan a cuestionar algunos elementos característicos de las mismas. Uno de los ejemplos más claros de esta situación, es la que gira en torno a los edulcorantes. En esta ocasión, hablaremos de todo lo que no se sabe acerca de los edulcorantes.

¿Qué son los edulcorantes?

Cuando una persona da inicio a un nuevo régimen alimenticio, ya sea por cuestiones estéticas, de salud o de necesidad clínica, uno de los primeros elementos a dejar fuera de nuestra mesa es el azúcar. Sin embargo, ¿cómo logramos vivir nuestros días sin ese delicioso toque dulce que tanto nos atrae? Bueno, es allí donde aparece el rol de los edulcorantes.

Cotizar tu próxima cobertura médica

La difusión de los edulcorantes y su practicidad para sustituir el azúcar, los han convertido en sustancias prácticamente omnipresentes en las alacenas de todos los hogares. En la actualidad, éstos ya son utilizados también para las preparaciones de origen industrial, para las caseras, para licuados, infusiones y bebidas de todo tipo.

Si bien al principio se los observaba con cierto recelo, a medida que el tiempo pasa ya todos los nutricionistas han decidido acudir a los diferentes tipos de edulcorantes si de reducir o reemplazar el azúcar se trata.

Podríamos definir a los edulcorantes como aquellas sustancias que nos brindan ese delicioso sabor dulce tan deseado para todos nosotros. Dentro de los edulcorantes, se han formulado dos clasificaciones: los edulcorantes artificiales y los edulcorantes naturales.

Edulcorantes naturales y edulcorantes artificiales

Edulcorantes naturales

Por lo general, cuando se hace referencia a los edulcorantes naturales (en contraposición con los artificiales), suele acudirse a la idea de que los naturales son los únicos edulcorantes beneficiosos para la salud de quien los consume.

Es importante aclarar que, cuando hablamos de que un edulcorante es “natural”, nos referimos a que su origen es biológico, sin contar con modificaciones o intervenciones de orden industrial.

Debido a su principal característica de “naturalidad”, muchos especialistas del ámbito de la nutrición aseguran que, no sólo los edulcorantes naturales no contienen aditivos químicos (lo cual los hace ser menos proclives a la formación de determinadas enfermedades, como aquellas cancerígenas), sino que, además, contienen elementos que son ampliamente beneficiosos para la salud.

Algunos de estos elementos son: la fibra, ciertas vitaminas, minerales, entre otros. Aunque claro, esto no debe hacernos creer que el edulcorante natural puede reemplazar de nuestra dieta a alimentos saludables como los cereales integrales, las legumbres y las verduras, puesto que la concentración de vitaminas y minerales con que cuentan los edulcorantes naturales es muy inferior a la de otros alimentos.

Si tuviésemos que describir la composición de los edulcorantes naturales, podríamos decir que éstos contienen:

  • Hidratos de carbono: principalmente los hidratos de carbono que se caracterizan por ser de absorción lenta, lo cual hace que puedan ser fácilmente utilizados por nuestro organismo como una gran fuente de energía, sin provocar una descompensación de la glucosa en la sangre
  • Vitaminas y minerales: si bien las contienen en proporciones muy pequeñas, esto hace que sean también buenos para nuestra salud

Tipos de edulcorante natural

En la actualidad, se han dado a conocer diferentes tipos de edulcorantes de origen natural. Algunos de ellos son:

  • Stevia
  • El azúcar de caña integral
  • Miel
  • Melaza de cereal
  • Sirope de arce
  • Sirope de agave
  • Fructosa
La miel es uno de los endulzantes naturales más recomendados
La miel es uno de los endulzantes naturales más recomendados

Stevia

Stevia es, tal vez, uno de los más famosos dentro de los edulcorantes naturales y, también, uno de los mejores.

La Stevia consiste en una planta, cuyas hojas son las que brindan el sabor dulce que nos es tan requerido, pero en una concentración hasta un 300% superior al dulzor del azúcar común. Sin embargo, a diferencia de ésta última, el stevia no contiene absolutamente ni una sola caloría.

El edulcorante natural stevia es utilizado ya desde hace años, especialmente en diferentes países de América del Sur y de Asia.

Por otra parte, una importante serie de estudios científicos ha concluido que el stevia no sólo adelgaza, sino que, además, ayuda a regular la diabetes y la hipertensión. En los casos de personas con diabetes, el stevia se trata de un edulcorante que puede ser perfectamente soportado por ellas.

En definitiva, podríamos decir que, de todos los edulcorantes (aún los naturales) que existen hoy en el mercado, el stevia es considerado como uno de los más saludables y beneficiosos para nuestro cuerpos.

Lee también: ¿Diabetes? ¡Probá estos deliciosos postres sin azúcar!

Azúcar de caña integral

Azúcar de caña integral es como se llama a un edulcorante natural que es obtenido a partir de la evaporación del jugo de la caña a través de un procedimiento de calentamiento o liofilización.

Podríamos decir que, de todos los tipos de azúcar que existen, en azúcar de caña integral es el más saludable y beneficiosos para nuestro organismo. Esto se debe a que, al igual que el stevia, este azúcar cuenta con una serie de vitaminas y minerales que se mantienen cuando no se producen alteraciones industriales con la incorporación de productos químicos.

Miel

Todos conocemos la miel, pero pocos la conocemos como un edulcorante de origen natural. Sin embargo, aunque resulte difícil de creer, la miel es considerada un edulcorante.

La miel, como ya sabemos, se trata de un producto que es elaborado por las abejas a partir del néctar extraído de las flores. Al interior de su composición, puede reconocerse que la miel cuenta con más de 150 elementos diferentes.

Al igual que el resto de los edulcorantes, la miel también cuenta con una lista de vitaminas y minerales en su interior. De todas maneras, es cierto que uno de los componentes mayoritarios es el mismo azúcar común que ya conocemos. Pero esto no debe espantarnos de incorporar la miel a nuestra mesa, debido a que, si se la consume en raciones pequeñas, ésta representa un excelente y saludable edulcorante natural.

Melaza de cereal

Cuando hablamos de melaza, nos referimos a un elemento que se obtiene a partir de un procedimiento de fermentación de una selección de distintos cereales (especialmente el arroz y la cebada). Debido a que se trata de un producto fermentado, es esto lo que hace que su digestibilidad sea mayor y, por eso, contenga también una lista de vitaminas y de minerales que son buenos para nuestro cuerpo.

Por su parte, si el procedimiento de fermentación es llevado a cabo a temperaturas que superan los 70° centígrados, el producto final contendrá propiedades enzimáticas.

Si de describir su sabor se trata, podemos decir que la melaza de cereal tiene un sabor más suave que el azúcar común.

Sirope de arce

El arce es una especie de árbol, que crece especialmente en ciertas zonas de América del Norte, como la parte más nórdica de los Estados Unidos y Canadá.

Para obtener el sirope, se lleva adelante un procedimiento que consiste en evaporar la savia del árbol en cuestión. De todas maneras, podríamos mencionar, como lado negativo de este edulcorante natural, su baja proporción de minerales (0,7%) y su gran contenido de azúcares simples.

Sirope de agave

En sirope de agave ha adquirido mucha popularidad a lo largo de los últimos años. Este sirope es obtenido a partir de una planta (similar al Aloe Vera), que crece fundamentalmente en ciertas zonas de América Latina.

El primer paso para obtener el sirope, es extraer el jugo de la planta. Una vez realizado eso, se procede a la fermentación del mismo, obteniendo así el pulque. Cuando ya se tiene el pulque, se realiza un procedimiento enzimático, que da lugar a una sustancia cuya consistencia es muy similar a la de la miel.

Fructosa

Cuando hablamos de fructosa, nos referimos en realidad a un tipo diferente de azúcar simple, que es obtenida mayormente de determinados vegetales y frutas. Cierto es que, por lo general, la fructosa que podemos adquirir en la mayoría de los mercados surge de un procedimiento enzimático realizado a partir del azúcar común. Al mismo tiempo, se trata de un producto que carece en lo absoluto de vitaminas y minerales.

De todas maneras, si de mencionar una ventaja se trata, podemos decir que la fructosa es ciertamente mejor tolerada que el azúcar común por las personas que padecen de diabetes, debido a que no desestabiliza los niveles de glucosa en la sangre.

De lo mencionado anteriormente, podemos concluir que los mejores edulcorantes naturales son el stevia y el azúcar de caña integral. Estos, no sólo son los suplementos más recomendados para eliminar de nuestra dieta el azúcar, sino que cuentan con muchos beneficios para nuestra salud.

Edulcorantes artificiales

AL igual que los edulcorantes naturales, los artificiales funcionan como sustitutos del azúcar. La mayor diferencia entre éstos y los anteriores, es que los edulcorantes artificiales provienen de un procedimiento de intervención industrial y son elaborados a partir de la inclusión de ciertos elementos de origen químico.

Cuidado con los edulcorantes artificiales
Cuidado con los edulcorantes artificiales

El valor principal de los edulcorantes artificiales, se encuentra en que son sumamente bajos (o carentes) en calorías. A su vez, la mayoría de éstos aportan un sabor dulce mucho mayor al del azúcar común, como así también al de ciertos edulcorantes de origen natural.

Por lo general, cuando de edulcorantes artificiales se trata, los usos más comunes de encontrar son aquellos que apuntan a la pérdida de peso disminuyendo la cantidad de calorías ingeridas, o para personas con diabetes que no toleran el azúcar y requieren de un endulzante que no altere el nivel de glucosa en la sangre, entre tantos otros usos posibles.

Tipos de edulcorante artificial

A continuación, enumeraremos algunos de los edulcorantes artificiales más comunes en el mercado:

  • Sacarina
  • Sucralosa
  • Aspartamo
  • Acesulfamo K
  • Ciclamato

Sacarina

La sacarina comenzó a ser utilizada originalmente en el año 1879, convirtiéndose en el primer edulcorante artificial de la historia.

En lo que respecta a su sabor, podríamos decir que su percepción del dulzor es de 3 a 5 veces superior a la del azúcar y suele ser utilizada para dar sabor a elementos de la vida cotidiana como lo son los dentífricos, las bebidas y alimentos dietéticos, entre otros.

En el año 1960, un estudio realizado a partir de este edulcorante artificial concluyó que un consumo excedido del mismo generaba cáncer de vejiga cuando se lo probaba en las ratas. Sin embargo, dicho efecto era producido por un mecanismo de su cuerpo que no se encuentra en los seres humanos. A partir de ello, se concluyó – hasta el momento – que la sacarina no es, finalmente, cancerígena para los seres humanos.

Sucralosa

La sucralosa es un tipo de azúcar cuyo dulzor supera en seis veces al del azúcar de tipo común.

Su generación se realiza a través de un procedimiento que tiene como punto de partida  a la sacarosa y es mayormente utilizada para las bebidas, para ciertas golosinas (como los chicles), para ciertos alimentos congelados, como así también para muchos de los que llevan horneado.

El porcentaje de sucralosa que es absorbido por el cuerpo es bastante ínfimo, siendo la mayor parte excretada por el organismo.

Hasta el momento, no se han detectado estudios que demuestren que el consumo de sucralosa pueda traer consigo efectos perniciosos para nuestra salud. Esto se debe, principalmente, a que los efectos negativos que han podido estipularse provenientes del consumo de este edulcorante, requieren de cantidades excesivas de ingesta del mismo, las cuales no responden a los regímenes alimentarios propios de los seres humanos.

Aspartamo

De los mencionados hasta ahora, el aspartamo es, tal vez, el edulcorante artificial menos dulce de todos. En cuanto a su percepción del dulzor, se estipula que es sólo dos veces más dulce que el azúcar común, por lo que es muy común como edulcorante de mesa, para añadir a las bebidas e infusiones preparadas, a las gelatinas, entre otros usos.

A diferencia de los edulcorantes artificiales mencionados con anterioridad, el aspartamo es del que más evidencias se tienen que lo relacionan directamente con ciertos tipos de cáncer.

En la República Argentina, el Código Alimentario Nacional, establece que los rótulos de todos los productos que contengan este elemento dentro de su composición deben llevar la leyenda pertinente que lo anuncie, debido a que las personas fenilcetonúricas (es decir, que tienen un problema congénito en su metabolismo) no pueden ingerir aspartamo.

Acesulfamo K

El acesulfamo K es un edulcorante artificial que vió la luz en el año 1967. Se considera que, respecto al azúcar común, este edulcorante llega a ser hasta 200 veces más dulce.

Este edulcorante artificial no se metaboliza al interior del organismo de los seres humanos, siendo excretado rápidamente por éste sin llegar a producir cambios significativos en el orden químico de nuestro cuerpo.

Ciclamato

El ciclamato, por su parte, consiste en un edulcorante de origen artificial que puede llegar a ser hasta 50 veces más dulce que el azúcar común.

En la actualidad, son muchos los organismos internacionales que avalan su consumo, debido a que, hasta ahora, no han podido demostrarse importantes efectos negativos de éste elemento sobre nuestro organismo. Son muchos los estudios, incluso, que demuestran que el ciclamato es saludable para el organismo humano y que no presenta efectos secundarios.

En la justa medida

Si bien es cierto que cada edulcorante (tanto los naturales como los artificiales) cuenta con una serie de características que hacen al consumo que podamos tener de ellos, es importante comprender que todo cambio en nuestro régimen alimenticio debe ser llevado en su justa medida, de modo de que no resulte perjudicial para nuestra salud. Esto se aplica también al consumo de edulcorantes. Es el exceso en la ingesta de los mismos lo que puede traer problemas para nuestra salud.

De todas maneras, la recomendación principal es que visites a tu médico antes de realizar cualquier modificación en tus hábitos alimenticios.

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *