Especialidades

Enfermedad de boca, manos y pie

El síndrome boca, manos y pie, es una infección viral o un exantema vírico, de características leves, que afecta generalmente a los niños pequeños, pero que resulta sumamente contagiosa, debido a la interacción de los niños pequeños en casas de cuidado. Aquí te explicaremos todo lo relacionado a la enfermedad de boca, manos y pie y cómo combatirla.

Qué es el síndrome de boca, manos y pie

El síndrome boca, manos y pie, es un exantema vírico, infeccioso y contagioso que afecta a los niños principalmente, pero los adultos también pueden contraerla. Esta enfermedad con frecuencia es benigna, causada por diferentes tipos de virus del tipo enterovirus, que están relacionados con el sistema gastrointestinal. El agente infeccioso más común involucrado es el virus Coxsackie A.

Cotizar tu próxima cobertura médica

Los niños entre 6 meses y 4 años, son particularmente afectados con esta enfermedad contagiosa. El virus de la mano, el pie y la boca generalmente ocurre se presenta en pequeñas epidemias, desde la primavera hasta el otoño y se manifiesta con lesiones en la palma de las manos, la boca y la planta de los pies.

Síntomas del exantema vírico

Exantema en manos
Exantema en manos

Cuando el niño no ha comido bien, no puede dormir como de costumbre, y además se torna un poco gruñón y más cansado de lo normal; y si además se observan pequeñas lesiones rojas en los pies, las manos y alrededor de la boca, es probable que haya contraído la enfermedad de la boca, manos y pie.

Las lesiones, también pueden localizarse en las piernas y las nalgas. Muchas personas pueden confundir estas lesiones con varicela o sarampión. Por eso es importante saber que la incubación de este virus dura de 3 a 6 días y que después de este periodo de tiempo, aparecen varios síntomas simultáneamente, como:

  • Fiebre leve
  • Falta de apetito
  • Irritabilidad
  • Dolores abdominales
  • Dolor de garganta
  • La aparición de lesiones o ampollas pequeñas, como granos rojos, en las palmas de las manos y las plantas de los pies en forma de erupción.
  • Lesiones en la boca

Bajo el síndrome de boca, manos y pie, los botones son muy pequeños, el número también en reducido y variable. La mayor parte del tiempo, la erupción es indolora, excepto las lesiones que aparecen cerca de la boca. La garganta puede llegar a ponerse roja y las llagas toman formas de úlceras, muchas veces están presentes en la lengua.

Es posible que la temperatura suba a 38 ° C al principio, pero esta vuelve a bajar en 24 o 48 horas. A diferencia del sarampión y la varicela, las lesiones son diferentes, porque  generalmente no pican y no forman costras.

Cómo disminuir los síntomas

Los síntomas de esta enfermedad sanan espontáneamente y no hay un tratamiento específico con antibióticos. Sin embargo, es posible aliviar los síntomas del niño:

Suministra acetaminofeno al niño, como Tylenol, Tempra, Panadol, etc para disminuir la fiebre y aliviar la incomodidad.

Asegúrate de que el niño beba mucho líquido, preferiblemente agua o leche, evita dar jugos, porque son ácidos y empeoran el dolor. Si tiene apetito, puedes ofrecerle comida como de costumbre. Si tiene dolor de garganta que le impiden tragar los alimentos, ofrécele helado, compotas o yogurt para aliviar las molestias al comer.

Cómo se transmite

Prácticamente todos los niños contraen este virus, especialmente entre los 6 meses y los 4 años, inclusive hasta los 10 años de edad. Pero su transmisión ocurre diez días después de la aparición de las primeras ampollas o lesiones en los pies, las manos y la boca. Esta es la forma más común de transmisión:

  • Mediante las secreciones de la nariz, la saliva y las heces.
  • Por el fluido de las ampollas.
  • El manejo de juguetes y objetos con saliva que se comparten entre niños.
  • Los lugares comunitarios son particularmente propicios para su transmisión, incluidos, guardería y cuidados infantiles, comedores y piscinas para niños.

Los niños generalmente desarrollan inmunidad frente a la enfermedad de boca, manos y pie, a medida que crecen y desarrollan anticuerpos, después de la exposición al virus que causa la enfermedad. Sin embargo, es posible que los adolescentes y adultos contraigan la enfermedad, pero son menos propensos.

Esta enfermedad no se contagia desde ni hacia las mascotas u otros animales.

Periodo de contagio

Exantema en la boca
Exantema en la boca

La duración de la enfermedad, es alrededor de 7 días. Incluso si los granos aún no han aparecido, el niño puede ser contagioso, especialmente si tose y tiene secreción nasal. Una vez que la fiebre desaparece, ya no es necesario mantener al niño en casa. Aunque el virus puede permanecer en las heces durante 8 a 12 semanas, esto significa que el niño aún puede infectar a otros si no se tomas las medidas de higiene necesarias.

Cuánto dura la enfermedad

Esta enfermedad por lo general se cura sola en la primera semana. Las lesiones en la boca pueden persistir durante varias semanas, pero las ampollas de las manos y los pies, generalmente desaparecen entre 4 y 7 días.

Qué hacer durante la enfermedad

El síndrome de boca, manos y pie, no requiere necesariamente una consulta con el pediatra,  porque la mayoría de las veces las lesiones desaparecen sin tratamiento. Sin embargo, a la menor duda o en caso de complicaciones con una otitis, por ejemplo, es inevitable la consulta al médico.

Es importante que durante el brote, no se toquen las lesiones,  ni se coloquen sobre éstas, productos innecesarios como cremas o ungüentos. Si lo que necesitas es aliviar los síntomas como fiebre o dolor de los brotes en la boca del niño, puedes administrarle paracetamol o acetaminofeno.

Tratamiento de la enfermedad de boca, manos y pie

El tratamiento para curar la enfermedad de boca, manos y pie, es muy simple, no hay nada que hacer, ya que después de 5 a 6 días, las lesiones desaparecen espontáneamente.

Sin embargo, el tratamiento para apaciguar los síntomas, se basan en el uso de antipiréticos o medicamentos antiinflamatorios no esteroideo. El pediatra también puede prescribir antisépticos para desinfectar las lesiones consecuencia, de la erupción de los brotes.

Remedios caseros

De acuerdo a los síntomas, existen algunos remedios caseros que se pueden emplear efectivamente.

  • Para bajar la fiebre del niño, coloca compresas de agua fría en la frente y en las partes del cuerpo donde tenga la temperatura más elevada.
  • Las hojas de albahaca con zumo de naranja, también es una infusión que además de tener un rico sabor y aportar nutrientes, es muy efectiva para bajar la fiebre de manera rápida.
  • Si la fiebre es alta, puedes dar un baño al niño para hacer que baje la temperatura rápidamente.
  • Para aliviar el dolor de la garganta o las molestias de las lesiones, si el niño es lo suficientemente mayor, anímalo a hacer gárgaras con agua salada. Utiliza ½ cucharadita de sal en 1 taza de agua tibia.
  • También puedes preparar una infusión de limón con jengibre y ajo machacado, para aliviar las molestias de la garganta.

Te puede interesar leer: Psoriasis y la piel

Complicaciones

La complicación más común del síndrome de boca, manos y pie, es la deshidratación. La enfermedad puede causar llagas en la boca y la garganta, lo que hace que la acción de tragar resulte muy difícil y dolorosa.

Por lo tanto, es importante asegurarse de que el niño beba líquidos con frecuencia durante el curso de la enfermedad. Si la deshidratación es grave, puede ser necesario administrar líquidos por vía intravenosa.

La enfermedad de boca, manos y pie, generalmente es una enfermedad menor con pocos días de fiebre y signos y síntomas relativamente leves. No obstante, es una forma rara y, a veces grave, de coxsackievirus, un virus que puede afectar al cerebro y causar otras complicaciones, tales como:

Meningitis viral

Una infección e inflamación poco común de las membranas (meninges) y del líquido cefalorraquídeo que rodea el cerebro y la médula espinal. Ver más.

Encefalitis

Esta enfermedad es rara, pero grave y potencialmente mortal, implica la inflamación del cerebro causada por un virus.

También te invitamos a leer Alfas bucales: llagas en la boca, lengua y garganta

Prevención

Exantema en el pie
Exantema en el pie

La prevención para disminuir el riesgo de contagio de la enfermedad de boca, manos y pie, se basa principalmente, en medidas de higiene diseñadas para limitar la contaminación.

  1. Lavar las manos con cuidado

Asegúrate de lavar tus manos y la del niño con frecuencia y a fondo, especialmente después de usar el baño o cambiar pañales y antes de preparar alimentos y comer. Cuando no haya agua y jabón disponible, utiliza toallitas húmedas o gel tratados con alcohol que destruya los gérmenes.

  1. Desinfecta las áreas comunes

Adquiere el hábito de limpiar áreas y superficies de alto tránsito por donde pasa el niño enfermo, primero con agua y jabón, luego con una solución diluida de cloro y agua. Los centros de cuidado infantil deben seguir un cronograma estricto de limpieza y desinfección de todas las áreas comunes, incluidos elementos compartidos, como juguetes, ya que el virus puede vivir en estos objetos durante días. Es importante lavar bien los chupetes del niño con frecuencia.

  1. Enseña una buena higiene en el hogar

Enseña a tus hijos en casa cómo practicar una buena higiene y cómo mantenerse limpios. Explícales por qué es mejor no llevarse los dedos, las manos o cualquier otro objeto a la boca.

  1. Aislar a personas contagiosas

Debido a que la enfermedad de boca manos y pie, es altamente contagiosa, los niños afectados deben limitar su exposición a los demás mientras tienen signos y síntomas activos. Mantén a los niños con esta enfermedad fuera del cuidado infantil o la escuela, hasta que el riesgo de contagio desaparezca.

  1. Otras prevenciones

Las mujeres embarazadas no inmunes deben evitar contraer este virus, porque aumenta el riesgo de sufrir un aborto involuntario en  el primer trimestre del embarazo y requiere un control con ultrasonido hasta el momento del parto.

Si te ha parecido interesante esta información acerca de la enfermedad de boca, manos y pie, no dudes en dejarnos tus comentarios y compartirla con tus contactos.

También te invitamos a leer: Mi embarazo, mes a mes

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *