Interés General

Qué es el estreñimiento

Cerca del 15 al 35% de las personas se ven afectadas por episodios de estreñimiento, las mujeres en mayor proporción que los hombres. La dificultad para ir de cuerpo puede ser causada por un fenómeno puntual, por una patología en particular, por un déficit de hidratación o prolongarse en el tiempo. Conoce aquí qué es el estreñimiento, sus causas, tratamientos y recomendaciones.

Qué es el estreñimiento

El estreñimiento es un retraso o dificultad en los movimientos intestinales. Puede ser ocasional, durante viajes, un embarazo, etc. o crónico. Hablamos de estreñimiento crónico cuando el problema se prolonga por lo menos de 6 a 12 meses, con síntomas más o menos marcados.

Cotizar tu próxima cobertura médica

La frecuencia de la evacuación de las heces varía de persona a persona, desde 3 veces al día hasta 3 veces por semana. Podemos hablar de estreñimiento cuando las heces son duras, secas y difíciles de evacuar. En general, esto ocurre si hay menos de 3 deposiciones por semana.

Dentro de las clases de estreñimiento tenemos:

  • Estreñimiento de tránsito o estreñimiento progresivo: causado por un estancamiento demasiado prolongado de las heces en el colon. Esto puede significar que el colon no está funcionando lo suficientemente bien, que es flojo y no drena bien las heces.
  • Estreñimiento terminal o estreñimiento de evacuación: debido a la acumulación de heces en el recto, es decir, mucho más abajo de los intestinos. En este caso, el problema probablemente es que la materia fecal es demasiado seca y, por lo tanto, muy difícil de evacuar.

Tipos de estreñimiento de acuerdo a la frecuencia

El estreñimiento agudo

Se define tradicionalmente como una ralentización del tránsito intestinal que provoca una disminución en la frecuencia de emisión de heces poco hidratadas. La persona tendrá dificultad para defecar una o dos  veces por semana y en algunos casos, no irá en absoluto.

Estreñimiento ocasional

Cuando la frecuencia para ir al baño dura sólo unas pocas semanas, y con menos de 3 deposiciones semanalmente, se denomina estreñimiento transitorio o estreñimiento ocasional. El tránsito intestinal luego se reanuda a una frecuencia normal, después de unas semanas.

Estreñimiento severo

El estreñimiento severo es el que marca una frecuencia de menos de una deposición por semana y resistente al tratamiento médico.

Estreñimiento crónico

El estreñimiento se extiende por un período de varios meses o años.

Causas

El estreñimiento puede tener varias causas, por razones fisiológicas, funcionales, circunstanciales, o por malos hábitos…

Causas del estreñimiento
Causas del estreñimiento
  1. Contracción de los intestinos

Durante la digestión, los intestinos se contraen para hacer que los alimentos avancen hacia el tracto digestivo; este fenómeno de contracciones se llama peristalsis. En caso de estreñimiento, la peristalsis se ralentiza y las heces permanecen demasiado tiempo en el colon, es lo que conocemos como intestino perezoso. En la gran mayoría de los casos, no se encuentra una causa orgánica y el estreñimiento se denomina “funcional”.

  1. Malos hábitos alimenticios

La mayoría de las veces, el estreñimiento funcional es causado por los malos hábitos alimenticios, la inactividad física, el estrés, la ansiedad o la presencia de hemorroides o fisuras anales que hacen que la persona se abstenga de defecar.

Lee también: Alimentación para combatir el estreñimiento

  1. Retrasar las deposiciones

Cuando se siente la urgencia de ir al baño y se pospone, es otra causa común de estreñimiento. Cuanto más tiempo permanecen las heces en el colon, más duras se vuelven y por consiguiente, más difíciles de evacuar. Esto se debe a que el cuerpo, a través del colon, reabsorbe mucha agua en las heces. Retener la evacuación también puede causar dolor y fisuras anales.

  1. Contracción del esfínter

Algunas personas, en el momento de la defecación, contraen el músculo del ano, en lugar de relajarlo, lo que bloquea el paso de las heces. Este comportamiento está relacionado con factores psicológicos. Sin embargo, en muchos casos, no hay causa o desencadenante.

  1. Otras causas más complejas

El estreñimiento también puede deberse al síndrome del intestino irritable o resultar de una enfermedad más complicada como cáncer colorrectal, un trastorno metabólico como hipercalcemia o hipopotasemia; diverticulitis, una lesión orgánica del colon, o de un problema endocrino como el hipotiroidismo. También puede tener relación con un patrón neurológico como la neuropatía diabética; la enfermedad de Parkinson o enfermedad medular.

  1. Medicamentos

Algunos medicamentos también pueden causar estreñimiento, como los ansiolíticos, antidepresivos, la morfina, la codeína y otros opioides, algunos antiespasmódicos (anticolinérgicos), anti- antiinflamatorios, relajantes musculares, ciertos agentes antihipertensivos, especialmente bloqueadores de los canales de calcio como el diltiazem; diuréticos, antiácidos que contienen aluminio, etc.

Algunos suplementos de hierro también pueden generar constipación, pero no todos producen este efecto. Inclusive, algunos laxantes provocan estreñimiento cuando se toman durante largos períodos de tiempo.

Conoce aquí la importancia del agua en la nutrición

Posibles complicaciones

En general, el estreñimiento es benigno y desaparece por sí mismo en pocos días, con la ayuda de una dieta adaptada. Sin embargo, si persiste, puede generar algunas complicaciones como:

  • Hemorroides o fisuras anales
  • Obstrucción intestinal
  • Incontinencia fecal
  • Impactación fecal, es decir, acumulación y compactación de heces secas en el recto, que ocurre principalmente en ancianos o personas postradas en cama.

Conoce también qué es la gastroenteritis, inflamación del intestino

Tratamientos

Si la causa médica ha sido identificada, el tratamiento simplemente consiste en un método a base de laxantes para que desaparezca el estreñimiento. De todos modos, la indicación aquí es utilizarlos muy puntualmente y en el corto plazo para no acostumbrarse y volverse dependiente.

En este punto, es importante saber que existen muchos tipos de laxantes y que algunos pueden tener efectos secundarios desagradables cuando se usan con demasiada frecuencia. Los laxantes de tipo parafina llevan consigo vitaminas liposolubles (vitaminas A, E, D y K), los laxantes que estimulan la motricidad del colon pueden eventualmente provocar dolor abdominal crónico e interrumpir el tránsito de las heces.

Por otro lado, los laxantes osmóticos, tipo sorbitol, o la formación de un gel en contacto con el agua del colon como macrogol, promueven la progresión de las heces y tienen pocos efectos secundarios.

Cuando se trata de estreñimiento funcional, el tratamiento es una cuestión de cambio en el estilo de vida. El trío efectivo se basa en la fibra, agua y actividad física.

Recomendaciones

Vaciar regularmente los intestinos, en la mayoría de los casos, se puede lograr con un cambio de hábito. En otros casos donde ya el estreñimiento está presente, además de adoptar cambios en la dieta y el estilo de vida, algunos remedios naturales también ayudan a aliviar el problema. Estas son algunas recomendaciones generales.

  1. Incrementa el consumo de fibra

Las dietas ricas en fibra dietética son esenciales para promover la digestión de los alimentos y la actividad intestinal.

Alimentos para evitar el estreñimiento
Alimentos para evitar el estreñimiento

Los alimentos que contienen más fibras son:

  • Granos enteros
  • Chia y semillas de lino
  • Vegetales verdes
  • Manzanas y peras
  • Cítricos
  • Frutas secas
  • Bayas o bayas
  • Legumbres
  1. Limita el consumo de grasa

Los alimentos altos en grasa no sólo causan problemas metabólicos y digestivos, sino que toman más tiempo para descomponerse y aumentan la probabilidad de estreñimiento en el intestino.

Entre estos alimentos encontramos:

  • Carne y salchichas
  • Frituras
  • Aceites vegetales de soja y palma
  • Salsas y aderezos para ensaladas
  • Pizza
  • Hamburguesas
  • Perros calientes
  1. Come carnes magras

Las grasas contenidas en las carnes rojas provocan estreñimiento, sin embargo, las carnes rojas son una fuente de proteínas importante, por lo que se debe consumir las partes magras para evitar el estreñimiento.

Elige consumir:

  • Lomo de cerdo
  • Pechuga de pollo y pavo
  1. Respeta el horario de la comida

Para evitar problemas de digestión, las comidas principales siempre deben tomarse a la misma hora, todos los días.

Aunque es inofensivo comer de vez en cuando en otros momentos, es importante destinar un horario fijo para el desayuno, el almuerzo y la cena.

  1. Bebe más agua

Beber agua todos los días es uno de los hábitos más importantes para evitar el estreñimiento y la digestión pesada.

Este líquido vital asociado con el consumo de fibras permite crear deposiciones más blandas y voluminosas, lo que facilita su paso a través del colon.

  1. Realiza ejercicios de manera regular

El ejercicio regular es ideal para promover la función del sistema digestivo y de ese modo reducir los episodios de estreñimiento.

Los movimientos realizados con el cuerpo optimizan el paso de los desechos a través del intestino, lo que facilita su expulsión.

  1. Consume probióticos

Los probióticos son alimentos llenos de cultivos vivos que, cuando se asimilan en el intestino, regulan la flora bacteriana para mejorar la salud digestiva e inmunológica.

Su consumo regular previene el desarrollo de infecciones gastrointestinales y, de paso, promueve la descomposición de alimentos pesados.

Productos recomendados:

  • Kéfir
  • Yogurt natural
  • Té de Kombucha
  • Sopa de miso
  • Encurtidos
  1. Toma laxantes naturales

Los laxantes naturales son ingredientes cuyas propiedades digestivas ayudan a mejorar el tránsito intestinal para evitar el estreñimiento crónico.

En general, estos alimentos son ricos en fibra, agua y compuestos antioxidantes que, una vez asimilados, facilitan la digestión de sustancias que ralentizan las funciones digestivas.

Entre estos, encontramos:

  • Gel de aloe vera
  • El jugo de papaya
  • Jugo de piña
  • Agave
  • Agua caliente con limón
  • El kiwi
  • Agua de semilla de lino
  • Higos
  1. Acude al baño cuando el cuerpo lo pide

Al igual que retener las ganas de orinar, retrasar el momento de evacuar es perjudicial para la salud intestinal y digestiva.

Aunque a veces es inevitable, lo ideal es ir al baño cada vez que el cuerpo lo pide, para evitar dolor intestinal por inflamación del colon, así como la formación de gases.

Conclusión

Mantener el buen funcionamiento del sistema digestivo es esencial para evitar enfermedades y disfrutar de una buena salud. Por lo tanto, si tienes problemas para deshacerte de los residuos, te sientes pesado y tu vientre está inflamado, te invitamos a seguir los consejos que te proporcionamos en este artículo para evitar el estreñimiento.

También te puede interesar: Ajedrea, tratamiento natural para problemas estomacales

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *