Medicina Alternativa

Fangoterapia, barro sobre la piel

La Fangoterapia es un tipo de medicina alternativa. Se trata de tratamiento tópico, en donde el fango es aplicado sobre el cuerpo de los pacientes. Te contamos cuáles son los importantes beneficios de la Fangoterapia, tanto estéticos como también curativos.

Beneficios del fango

Conocido también como “lodo”, “barro” o “arcilla”, el fango se caracteriza por ser un elemento natural que aporta a nuestro cuerpo una gran cantidad de los minerales que necesita, tales como el azufre, el hierro, el potasio y el calcio. Podríamos categorizar los beneficios que devienen de la utilización terapéutica del fango, de la siguiente manera:

Cotizar tu próxima cobertura médica
  • Aporta magnesio, lo cual permite atacar a los radicales libres, otorgando una mayor firmeza y elasticidad en la piel;
  • Brinda cobalto, lo cual elimina las células muertas;
  • Aporta zinc, cobre y silicio, que consisten en elementos encargados de producir colágeno y elastina;
  • Aporta azufre, elemento que mantiene la pigmentación natural de la piel;
  • Contiene selenio, que es un antioxidante que, no sólo reactiva la circulación, sino que, además, previene la degeneración celular.

Los distintos elementos que se encuentran contenidos en la composición del fango retardan el proceso de envejecimiento natural de las células de nuestro organismo, revitalizándolas, regenerándolas, ayudando a mantener el pH de la piel y fortaleciendo su tersura. Por ello, podríamos decir, inicialmente, que el fango es un excelente cicatrizante y revitalizador.

Por otro lado, el fango es también exfoliante y permite un mayor ingreso y circulación de oxígeno en nuestro cuerpo. Puede absorber las toxinas y funciona tanto como desinflamante, como así también como descongestionante, calmante y refrescante. Al mismo tiempo, es un bactericida y desinfectante por excelencia.

También te puede interesar: Crioterapia, temperaturas bajo cero

El fango, gran amigo de la estética

Todas las propiedades que mencionábamos con anterioridad y que caracterizan fuertemente al fango como método terapéutico, lo convierten, también, en un excelente aliado para la belleza y el cuidado estético.

El fango no contiene en su interior agentes que resulten agresivos, por lo que es comúnmente recomendado para todo tipo de piel. Muchos de los nutrientes que el fango puede aportar, son excelentes herramientas de producción de colágeno, que es lo que favorece una mayor tersura de la piel. Al mismo tiempo, su capacidad de absorber toxinas permite hidratar en profundidad la piel y eliminar una gran cantidad de imperfecciones y manchas que puedan encontrarse en ella.

Por otra parte, debido a que el fango estimula una mejor circulación de la sangre en el cuerpo. Eso favorece el mantenimiento de la coloración natural de la piel, como así también su suavidad y su rejuvenecimiento.

Tipos de barro

Son muchos los tipos de barro existentes en la naturaleza. Sin embargo, el tipo más comúnmente utilizado para este tipo de terapias, tiende a ser la arcilla. La arcilla cuenta, a su vez, con una amplia variedad, dividiéndose en blanca, gris, verde y roja. El color de arcilla seleccionado para cada tratamiento, dependerá de las necesidades específicas de cada paciente y sus condiciones previas. La arcilla blanca es la única que, mezclada con agua, se puede ingerir para tratar ciertos problemas de orden digestivo.

Por su parte, el barro resulta mucho más antiséptico. Debido a que se extrae en profundidad y es filtrado y secado a temperaturas extremadamente altas, no existe posibilidad de vida microscópica.

Para poder utilizarse, la arcilla debe ser mezclada necesariamente con agua mineral. Por el contrario, otros tipos de barros o de fangos, pueden ser extraídos y movilizados con su propia condición de humedad, pudiendo ser aplicados directamente sin mezcla alguna.

Clasificación de los tipos de barros

Los tipos de fangos pueden ser clasificados a través de una comprensión de su composición y de su origen:

  • Barros termales. Se encuentran en la cercanía de territorios volcánicos. Este tipo de barro resulta sumamente rico en oligoelementos, como así también en otros restos orgánicos. Se trata del subtipo más remineralizante y regenerador.
  • Lodos marinos. Extraídos del fondo del mar. Estos, resultan sumamente ricos en sales y algas microscópicas, lo cual los convierte en excelentes drenantes.
  • Lodos pantanosos y de río. Generalmente, se coloca dentro de esta categoría a todos aquellos lodos o barros que provienen de aguas ferruginosas. Cuentan con grandes cantidades de azufre y de ácidos. Su uso, generalmente, consiste reactivación de la circulación, sedantes y, también, para problemas en las articulaciones. Al mismo tiempo, son los más utilizados para las inflamaciones y para las fracturas.

¿Cómo se realiza la Fangoterapia?

La aplicación de barro puede ser llevada a cabo de diferentes maneras: a través de baños, de masajes, por medio de compresas y envolturas, por cataplasmas, entre otros.

Cuando hablamos de baños, nos referimos a la inserción del paciente en una bañera llena de barro.

Por su parte, cuando nos referimos a las envolturas, estamos hablando de colocar barro en el interior de una especie de bolsa o compresa, colocando la misma sobre el cuerpo del paciente. Es uno de los tratamientos más comunes en los Spa.

Por su parte, la cataplasma consiste en la aplicación de barro sobre una zona específica del cuerpo a tratar.

La temperatura que tenga el barro, dependerá de cuál sea la necesidad específica de cada paciente. Generalmente, la misma tiende a oscilar entre los 30 y los 50 grados. Mientras más alta sea la temperatura, mayor será la posibilidad de apertura de los poros, dilatando así los vasos sanguíneos y facilitando su absorción.

Generalmente, cuando se trata de una aplicación directa del barro sobre el cuerpo del paciente, éste suele dejarse reposar durante aproximadamente 20 o 30 minutos, hasta que el material se encuentre seco. Una vez alcanzada esa condición, el barro se retira, pero el reposo del paciente debe continuar durante al menos un tiempo más.

Cuando el tratamiento es específicamente de belleza, una vez retirado el barro, se procede a la aplicación de masajes que funcionan a modo drenante e hidratante.

Usos de la Fangoterapia
Usos de la Fangoterapia

¿Tiene contraindicaciones la Fangoterapia?

Si bien consiste en un tipo de terapia segura, la aplicación de barro requiere, necesariamente, de cierta integridad en las funciones renales y cardiovasculares. En caso de que éstas condiciones no estén dadas, la aplicación debe realizarse de manera parcial. De esta forma, el impacto al que el cuerpo sea sometido resulte mucho más leve.

Es posible que, en los casos en los que la aplicación de barro sobre el cuerpo de un paciente supere un total del 50%, puedan llegar a observarse cambios relativos a la frecuencia cardíaca, como así también en la respiratoria. Es por esto último que la Fangoterapia no suele ser recomendada para las personas que sufren de algún tipo de cardiopatía. Tampocod deberían realizarla las personas con alguna deficiencia pulmonar.

Por otra parte, la Fangoterapia no es recomendada para las personas que padecen de problemas circulatorios de gravedad. Tampoco es recomendada para las personas que padecen de algún tipo de hemorragia (tampoco debería realizarse cuando se está transitando el período menstrual).

Asimismo, es fundamental que se abstengan de practicar este tipo de terapia las mujeres que están transitando un embarazo o un período de lactancia, como así también las personas con epilepsia o con algún tipo de tumor maligno.

Posibles usos de la fangoterapia

Si bien son muchas las aplicaciones que la fangoterapia puede llegar a tener, cuando se trata de una aplicación localizada, suele hacerse para los siguientes objetivos:

  • Optimizar la cicatrización de heridas, quemaduras, úlceras, abscesos y supuraciones de distinto tipo
  • Favorecer el funcionamiento del sistema digestivo (se aplica sobre el abdomen)
  • Tratamiento del sistema nervioso: muchas personas han asegurado que la fangoterapia les resultó de gran utilidad para el tratamiento de depresiones, de ansiedad, de estrés, de insomnio y de angustia. Funciona como un excelente antidepresivo y método de relajación
  • Tratamiento de ciertas patologías radicadas en el sistema locomotor. Por ejemplo: problemas musculares y articulares, contusiones, traumatismos óseos, entre otros
  • Como complemento de ciertos programas de pérdida de peso corporal y para combatir la retención de líquidos

Lee también: Tratamientos para una piel radiante

Si estás pensando adentrarte en el mundo de la medicina alternativa, la Fangoterapia puede ser una excelente opción para vos. No sólo garantiza grandes beneficios a nivel estético de nuestra piel, sino que, además, es llevada a cabo en muchas ocasiones como tratamiento de diversas patologías y problemas de salud.

Y vos, ¿ya probaste la fangoterapia?

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *