Gastroenterología

Hemorroides, externas e internas

Las hemorroides son inflamaciones de las venas correspondientes al recto y al ano. Generalmente están revestidas por tejido mucoso y protruyen por el orificio anal. A menudo sangran y son dolorosas por lo que la persona suele acudir a la consulta. Las hemorroides son muy frecuentes en la gran parte de la población siendo los varones los más propensos y en los que ocurre con mayor duración.

Las mujeres suelen tener hemorroides luego del embarazo y el puerperio.

Cotizar tu próxima cobertura médica

Las hemorroides son comunes en la anatomía normal del recto ya que contribuyen al cierre del conducto anal y lo mantiene en reposo. La patología comienza cuando estas descienden y se exteriorizan.

Tipos de Hemorroides

Las hemorroides pueden agruparse en grupos, las hemorroides externas provienen del plexo de las venas hemorroidales inferiores y pueden causar dolor y sangrado. Las hemorroides internas se forman de las venas hemorroidales superiores, se dividen a su vez en:

  • Las hemorroides de primer grado que pueden sangrar dentro del recto y producir defecaciones sanguinolentas,
  • Las hemorroides de segundo grado sobresalen al defecar pero pueden ingresar espontáneamente,
  • Las hemorroides de tercer grado que cuando sobresalen es necesario introducirlas manualmente,
  • Por ultimo las hemorroides de cuarto grado que permanecen en el exterior. Puede haber secreción de mucosa dolor y ardor.

Causas de Hemorroides

Las hemorroides pueden ser causadas por estreñimiento ya que las heces cuando se endurecen pueden dañar las paredes del recto produciendo la irritación y la inflamación de las venas en sus paredes. Conoce qué es el estreñimiento.

Las hemorroides son muy comunes en los últimos meses de embarazo, debido a la presión que hace el útero en crecimiento sobre las venas iliacas internas, después de hacer esfuerzos muy grandes, factores hereditarios, estar sentado por un periodo de tiempo muy largo y ciertos hábitos alimentarios como comidas muy picantes y consumo de alcohol.

Es muy probable que para el diagnóstico se deba realizar una anoscopía para le permita al proctólogo ver su lado interno y diferenciar de lo que puede llegara a ser pólipos, tumores, verrugas anales o prolapso.

Síntomas de Hemorroides

Molestias al defecar, sangrado de leve a medio (en formas de gotas sobre el papel higiénico), ardor y dolor en diferente medida de acuerdo a la hemorroide del afectado, picazón, en los casos de las del tercer y cuarto grupo la protrusión de las hemorroides de color claro a oscuro (prolapso).

Muchas veces se puede presentar incontinencia.

Molestia extrema si es externa.

Tratamientos para Hemorroides

Existen diferentes tratamientos para tratar las hemorroides o almorranas:

  • En hemorroides de síntomas leves pueden tomarse baños de asiento con agua tibia a templada (no caliente), utilizar cremas con corticoides por periodos cortos ya que pueden ser peligrosos, incluir en la dieta más fibra y laxantes que aumenten el volumen de la deposición.
  • Mantener una buena higiene para evitar posibles infecciones.
  • Analgésicos.
  • Utilizar ropa interior de algodón.
  • Evitar utilizar jabones con perfumes, es mejor el jabón de glicerina.
  • Evitar el esfuerzo a la hora de defecar y no reprimir las ganas de ir al baño.
  • Consumir líquidos 2 a 3 litros por día.
  • Para la limpieza del ano utilizar toallas húmedas o papel húmedo.
  • En el caso de que las hemorroides externas estén trombosadas produciendo mucho dolor y hemorragia se puede acudir a la cirugía.

Algunos remedios caseros:

  • Picar 3 hojas de espinacas con aceite un poquito de aceite de oliva y formar una pasta, colocar directamente en el ano, y luego con una gasa y mantenerlo allí hasta que las hemorroides se descongestionen.
  • Realizar baños de asientos a temperatura templada con una infusión de hierbas de cola de caballo. La infusión se hace hirviendo 1 litro de agua con unas cucharaditas de cola de caballo.
  • El aceite de ricino ayuda a volver a introducir las hemorroides cuando protruyen hacia el exterior.
  • En el caso de mucho dolor a la hora de sentarse, se pueden utilizar esas almohadillas hemorroidales, que son unos aros de goma con un orificio en su interior para que la hemorroide no sea presionada al sentarse.
  • Colocarse un saquito de te una vez que este este frío. Colocarse una rodaja de tomate frío sobre la hemorroide. Hervir medio litro de leche con 4 cebollas y luego sentarse con cuidado de manera que el vapor llegue a las hemorroides, y le aliviara el dolor.
  • También se utiliza el Castaño de Indias para tratar las hemorroides de forma natural

Si las hemorroides son del cuarto tipo deben reducirse estando el paciente recostado y con una presión leve.

Tratamientos quirúrgicos

En cuanto las internas la cirugía esta indicada en casos de que las hemorroides sean del tercer o cuarto grado, o bien estén ligadas a estenosis o fístulas del recto. Luego de la cirugía la recurrencia es muy rara.

Consiste el cortar toda la mucosa que rodea a la hemorroide (hemorroidectomia quirúrgica) manteniendo los vasos sanguíneos intactos y dejando lo que queda de mucosa abierta para que cicatrice sola o aplicarle una sutura para que cicatrice más rápido., el resultado es a largo plazo, pero muy efectivo. Como efectos colaterales de la cirugía puede ser que luego de 10 días de la intervención aparezcan hemorragias o incontinencia aunque fue visto en muy pocos casos.

También se puede ligar a la arteria hemorroidal, para que disminuya el flujo sanguíneo a las hemorroides. Es indoloro y muy eficiente, se realiza con un proctoscopio que tiene un Doppler incorporado Existen además tratamientos ambulatorios: Estos procedimientos ayudan a generar fibrosis y perdida del tejido que recubre a la hemorroide.

Ligadura con bandas: Suelen colocarse entre dos o tres, así se ligan las hemorroides para que no se sigan engrosando e inflamando. Esta contraindicado en personas que tengan problemas de coagulación, por ejemplo hemofílicos. Muy rara vez puede causar retención urinaria como efecto secundario o hemorragias.
Inyección de sustancias esclerosantes: Esta indicado solo para hemorroides de primer y segundo tipo. Se inyecta un medicamento en el tejido conectivo. Causa el encogimiento de la hemorroide. No es tan eficaz como la ligadura, no trae complicaciones aunque puede aparecer prostatitis, y disfunción eréctil. Además de estas técnicas existe otra que consta en la utilización de una engrapadora circular, se corta un segmento de mucosa superior a la hemorroide luego se tira de esta y se engrapa, de esta forma las hemorroides prolapsadas ascienden y el tejido cortado se cicatriza. Es muy efectivo aunque luego de la intervención muchos pacientes hablan de una recuperación muy dolorosa.

Trombosis hemorroidal aguda, es muy dolorosa y puede tratarse con laxantes y analgésicos, si en el lapso de 15 días no mejora se deberá recurrir a urgencia quirúrgica y ser extirpado el tejido muerto por la trombosis.

Complicaciones de Hemorroides

Las complicaciones pueden incluir necrosis (muerte del tejido), sangrado severo y por consiguiente anemia, trombosis, problemas psicológicos y de bajo autoestima.

La mayoría de las complicaciones vienen dadas por el tiempo anterior a la consulta, por eso es importante una consulta temprana.

También te puede interesar: Todo sobre las infecciones urinarias

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *