Pediatría

¿Tu hijo tiene bronquitis? Síntomas y tratamiento

Entre las enfermedades comunes de la infancia, la bronquitis es especialmente astuta. Se trata de una enfermedad leve generalizada en los niños y bebés que emerge principalmente durante el otoño y el invierno. ¿Sospechas de que tu hijo tiene bronquitis? Conoce cuáles son los síntomas y tratamiento, en este artículo también te enseñaremos a reconocer cuando tu hijo está en riesgo de contraer esta enfermedad y cómo actuar en consecuencia.

¿Qué es la bronquitis?

La bronquitis en general es una inflamación de los bronquios y, en concreto, de la mucosa que recubre el interior. Cuando existe una inflamación o infección en los bronquios, se produce menos aire hacia y desde los pulmones, en consecuencia, se presenta una tos incesante con esputo o flema. Según distintos profesionales de medicina, la bronquitis se puede convertir en crónica cuando los síntomas de tos son persistentes sin existir otra enfermedad subyacente.

Cotizar tu próxima cobertura médica

Causas de la bronquitis

La bronquitis en los niños es causada por varias razones, de acuerdo con el tipo:

La bronquitis aguda

Es por lo general una infección transitoria por virus, adenovirus, parainfluenza e influenza, rinovirus, etc. generalmente una consecuencia o complicación de la gripe. Pocas cosas distinguen a esta bronquitis de la de los adultos en buen estado de salud, a excepción de los niños enfermos que son más susceptibles. Sin embargo, el riesgo de complicación en los niños, es mayor que la de los adultos.

En casos muy raros, la bronquitis es causada por un hongo o por bacterias, en este caso se denomina superinfección bacteriana con consecuencias más graves, como la neumonía.

La bronquitis crónica

Corresponde a una inflamación de las vías persistente debido a una sobreproducción permanente de moco. Reaparece constante durante un período de más de 3 meses y se extiende sobre al menos 2 años. Es causada en la mayoría de los casos por el tabaco, la contaminación del aire o la exposición prolongada a gases nocivos.

Algunos niños son particularmente susceptibles a la bronquitis y pueden padecer la enfermedad varias veces al año, hasta 4 o 5 veces. Este tipo crónico también se debe la deficiencia inmunológica propia de los niños pequeños. Estas son las tres etapas de la evolución de la bronquitis crónica:

  1. La bronquitis crónica simple
  2. Bronquitis obstructiva crónica (tubos bronquiales que se estrechan gradualmente)
  3. El enfisema pulmonar

¿Los síntomas de la bronquitis en los niños?

En el bebé, la bronquitis aguda es similar a la bronquiolitis: secreción nasal, tos y dificultad para respirar con o sin fiebre.

En los niños mayores de dos años, la bronquitis se manifiesta mediante trastorno respiratorio, con síntomas que pueden durar alrededor de 2 semanas.

Los síntomas en general son:

Trastorno respiratorio: dificultad para respirar y  respiración corta o entrecortada.

Tos seca: se presenta durante días y se acentúa cuando el niño se expone al frío o a un ambiente contaminado.

Esputo: color y textura variable (blanco o claro, amarillo-gris o verde) de mayor o menor importancia.

Temperatura: esta afección provoca un pequeño aumento de la temperatura, por lo general alrededor de 38 ° C.

Dolor: La bronquitis es reconocida por un dolor en el pecho, así como el dolor muscular que produce un síntoma de gripe.

El niño no presenta necesariamente fiebre, sin embargo, se nota muy cansado, debilitado y hasta puede presentar náuseas. En cualquier caso, debe ser consultado rápidamente para la auscultación de los bronquios por el pediatra, este examen es absolutamente necesario antes de un diagnóstico final.

La tos es un fenómeno natural que ayuda a eliminar las secreciones bronquiales producidas en exceso y desaparece naturalmente dentro de 2 a 3 semanas. Sin embargo, la tos puede ser perjudicial para el niño cuando:

  • Hace un esfuerzo en toser.
  • Le provoca trastornos del sueño.
  • vómitos inducidos por la tos.
  • Si le provoca fatiga o molestias en las actividades escolares y los deportes.

Cuando la tos se vuelve fría, es decir, con abundantes flemas, es una señal de que la enfermedad está empezando a sanar.

¿Cómo tratar la bronquitis?

En la mayoría de los casos, la bronquitis en los niños y los bebés se resuelve espontáneamente en cuestión de días o semanas. La atención médica y el tratamiento farmacológico pueden ser necesarios, sin embargo, los mucolíticos y antitusígenos no siempre son eficaces o ineficaces; lo mismo ocurre con los antibióticos como tratamiento de la bronquitis aguda viral. El paracetamol puede aliviar el dolor y la fiebre; la homeopatía también alivia los síntomas de la bronquitis.

Broncodilatadores

En caso de que el niño presente dificultad para respirar, el médico especialista prescribe generalmente broncodilatadores; si la enfermedad es causada por bacterias, se añadirá un tratamiento antibiótico de 7 a 10 días.

Abundantes líquidos

La tos es un mecanismo de defensa del cuerpo que lo protege de las infecciones pulmonares, por lo tanto, es importante que evites suministrar a tu hijo jarabes contra la tos. En su lugar, debes darle a beber abundantes líquidos con frecuencia, preferiblemente bebidas calientes, porque éstas ayudan a diluir el moco y a respirar mejor.

Aceites esenciales

Las inhalaciones también pueden ser útiles para la bronquitis en niños un poco más grandes, mayores de 7 años. Con mucho cuidado siguiendo la dosis recomendada, debes verter unas gotas de aceites esenciales como eucalipto, tomillo, abeto, etc. en un recipiente con agua hirviendo, luego procede a instalar el niño durante unos minutos encima del recipiente donde brota el vapor, con la cabeza cubierta con una toalla para que pueda inhalarlo. Puedes repetir la operación hasta 3 o 4 veces al día.

Vaporizador

Otro de los tratamientos efectivos para combatir la bronquitis en niños, es humedecer el aire en la habitación donde el niño duerme, con dispositivos especiales para vaporizar o mediante la colocación de un pequeño recipiente de agua en el radiador. Si la enfermedad es alérgica, debes evitar poner cremas hidratantes en la piel del bebé, porque éstas promueven la proliferación de los ácaros.

Antipiréticos

Si el niño tiene fiebre alta, el médico recetará un antipirético. Recuerda, sin embargo, que la fiebre es un mecanismo de defensa de su cuerpo.

Aire fresco

Si el niño no presenta bronquitis crónica, no se recomienda tenerlo confinado en la casa, el aire fresco le va a beneficiar, sin embargo, el ambiente donde se expondrá no debe estar contaminado con smog, humo de tabaco o de cigarro, polvo, etc.

Aumento de la temperatura por Bronquitis
Aumento de la temperatura por Bronquitis

Prevención de la bronquitis en los niños

Esta enfermedad en niños es altamente contagiosa, por lo tanto, para prevenirla es necesario que enseñes a tu niño a respetar algunas normas de higiene como lavarse las manos frecuentemente, para limitar el contagio y la propagación de la enfermedad.

Sin embargo, para evitar que tu hijo sea particularmente susceptible a contraer bronquitis, te presentamos algunas medidas preventivas.

  • Evita la exposición excesiva del niño al frío y al aire contaminado.
  • Tan pronto como exista la oportunidad, permite que tu hijo realice paseos a la montaña o a la playa.
  • Evita poner al niño en contacto con otras personas infectadas.

¿Cuándo consultar a un pediatra?

Llama al pediatra inmediatamente si:

  • El bebé tiene menos de 5 meses y presenta un resfriado con tos y fiebre.
  • Después de 3 días de tratamiento para una bronquitis aguda, no percibes ninguna señal de mejora.
  • Aparece sangre en la flema.
  • Presenta fiebre por encima de 38 ° C.
  • Cuando notas los síntomas de la bronquitis crónica.
  • En caso de que el niño ya está sufriendo de una enfermedad pulmonar.

Lee también: Parvovirus, la quinta enfermedad

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *