Dermatología

Impétigo, infección cutánea

Es una infección cutánea común en niños y es frecuente en verano. Es causado por bacterias que producen raspones, aftas, piquetes de insecto o manchas de eccema. El Impétigo es muy contagioso y se transmite de persona a persona, se caracteriza por la aparición de ampollas o vesículas en la piel, que al romperse dan origen a costras. La infección tiene lugar en zonas de la piel en donde no están cubiertas por ropa, por ejemplo: cara, boca, nariz, oídos, brazos y piernas.

El impetigo es frecuente en niños de 2 a 5 años o adultos inmunodeprimidos, también puede ser una complicación de una enfermedad cutánea previa.

Causas del impétigo

El Impétigo es contagiado por bacterias llamadas Streptococus o Staphylococus. Son bacterias ubicadas en la piel y en la nariz. Cuando la piel se lastima, estas bacterias penetran la piel y provocan la infección, una vez hecha la infección las áreas infectadas presentan enrojecimiento, hinchazón o vesículas que se llenan de pus, que al secarse forman costras, el contacto directo de los mocos de la nariz o garganta o contacto con heridas o lesiones de la piel, también puede contagiarse por personas con infecciones cutáneas o de garganta. Es muy poco probable que el Impétigo se contagie por platos, tazas o juguetes que propaguen estas bacterias.

El impétigo aparece como una lesión leve con forma de ampolla pequeña, superficial cuyo contenido es turbio y después se llena de pus, dura muy poco tiempo formando una erosión o costra de color particular, simultáneamente se forman otras en lugares adyacentes del cuerpo, el rascado contribuye a la diseminación de la enfermedad y a la formación de costras.

Síntomas del impétigo

  • Ampollas llenas de pus fáciles de reventar. En bebes la piel es rojiza o de apariencia de carne viva donde la ampolla se reventó.
  • Ampollas que producen picazón. Puede ser de color amarillo-miel o que elimine líquido y formaciones de costras.
  • Erupciones, diseminadas en las áreas del rascado.
  • Lesiones en la cara, labios, piernas, brazos.
  • Ganglios inflamados.

Diagnostico del impétigo

El diagnóstico del impétigo consiste en examinar la piel para determinar si padece la enfermedad, pueden realizarse exámenes bacteriológicos pero no son necesariamente indispensables, en el cual se coloca a cultivo el contenido de las ampollas, así se puede determinar si se trata de una infección de forma estafilococica o estreptocócica y poder realizar un seguimiento posterior. Tratamiento del impétigo Se realizan tratamientos locales y como generales, en el tratamiento local se aplican cremas que puedan ablandar las costras, entre ellos son pomadas antibióticas, o también mantener las costras con agua para ablandarlas. Una vez comenzado el tratamiento local este suele durar una semana. Para el tratamiento general es necesario un antibiótico por vía oral, entre ellos son las penicilinas orales, este tratamiento dura 10 días. Si bien la infección cede a las 24 hs posteriores es necesario continuar el tratamiento hasta completarlo tal como la receta médica lo ordena.

Complicaciones del impétigo

  • Insuficiencia Renal, Glomerulitis posestrepcocica.
  • Parches de impétigo, zonas en donde las bacterias están depositas.
  • Diseminación a otras partes de la piel.
  • Fiebre.

Prevención del impétigo

A los niños mantener las uñas cortas y advertirlos de no rascarse las costras, no tocarse la nariz, morderse las uñas ni chuparse los dedos. Lavarse las manos, posteriormente de tocar las costras de su hijo, enseñarle a lavarse las manos regularmente y utilizar su propia toalla y bolsa de higiene. Comentar a los hijos la importancia de la higiene.
Para prevenir la diseminación del impetigo: usar paños y toallas limpios cada vez, no compartirlas, no tocar las ampollas que están eliminando líquido, lavarse bien las manos, y mantener la piel limpia. Es importante también no compartir prendas de vestir o artículos personales como maquinas de afeitar o productos de aseo personal.
También te puede interesar: Enfermedad de boca, manos y pies