Cardiología

Insuficiencia cardíaca

El corazón es un músculo poderoso que, al contraerse, expulsa la sangre en el cuerpo y proporciona a los órganos sangre rica en oxígeno para que funcionen correctamente. Pero cuando esta función ya no puede ser llevada a cabo de manera eficiente por el corazón, surge un diagnostico llamado insuficiencia cardíaca.

Durante una insuficiencia cardíaca, o insuficiencia cardíaca congestiva, el corazón pierde su fuerza muscular y su capacidad para contraerse normalmente, como consecuencia no bombea suficiente sangre para permitir que los órganos reciban la cantidad de oxígeno que necesitan.

Cotizar tu próxima cobertura médica

Esta condición aunque cause mucho miedo, no significa que el corazón deje de latir repentinamente, pero es una patología frecuente, que requiere una monitorización regular y una atención coordinada por todos los eslabones de la cadena asistencial, especialmente laboratorios de análisis, imagenología, generalistas, gerontólogos y cardiólogos que trabajan en estrecha coordinación.

En este espacio explicaremos en detalle, las causas, síntomas, complicaciones y tratamientos que están relacionados con una insuficiencia cardíaca.

Toda la información sobre la insuficiencia cardíaca
Toda la información sobre la insuficiencia cardíaca

Causas de una insuficiencia cardíaca

El mal funcionamiento del corazón es el resultado de un debilitamiento progresivo. Esta enfermedad se desarrolla poco a poco después de presentar problemas cardíacos, respiratorios o vasculares. Esta es la razón por lo que la insuficiencia cardíaca crónica es una enfermedad que no ocurre de una vez, sino que se instala gradualmente.

Generalmente, la falla cardíaca alcanza cualquiera de los 2 ventrículos, derecha o izquierda. En algunos casos, ambos ventrículos pueden verse afectados.

Hipertensión arterial

La presión arterial alta no tratada o mal tratada durante varios años, es la principal causa de la insuficiencia cardíaca diastólica. Ver más.

Afección coronaria

En la mayoría de los casos, la insuficiencia cardíaca sistólica es “isquémica” lo que quiere decir que está relacionada con la afectación coronaria. Cuando no hay compromiso coronario, se trata de un debilitamiento primitivo del músculo cardíaco para el que no podemos encontrar una explicación en el 90% de los casos. En estos casos se diagnostica como una miocardiopatía dilatada idiopática.

Insuficiencia cardíaca izquierda

Esta es la forma más común donde los líquidos se acumulan en los tejidos y se concentran principalmente en los pulmones, causando marcadas dificultades respiratorias, como falta de aliento, sibilancias, etc.

Enfermedad pulmonar: bronquitis crónica, enfisema o embolia pulmonar

Cualquiera de estas causas produce la acumulación de fluidos que se localiza principalmente en las piernas y tobillos, causando una severa hinchazón.

Estrechamiento de la válvula aórtica

Es una causa de insuficiencia cardíaca diastólica. Esta válvula se encuentra entre el ventrículo izquierdo y la aorta, con la edad, puede calcificarse y convertirse en un obstáculo para el libre paso de la sangre, obligando al corazón a luchar para forzar la marcha, lo que lleva al engrosamiento del músculo cardíaco y la reducción de su fuerza.

Otras causas de la insuficiencia cardíaca

  • Hiperglucemia (nivel alto de azúcar en la sangre)
  • Obesidad
  • Coágulos de sangre o placa en las arterias coronarias
  • Malformación cardíaca
  • Accidente vascular cerebral
  • virus
  • Alcohol y algunas drogas tóxicas

Cualquiera que sea la causa, la insuficiencia cardíaca crónica se desarrolla de acuerdo con un escenario similar. Al principio, frente a las perturbaciones del funcionamiento del corazón, éste reacciona adaptándose y trata de compensar su pérdida de efectividad.

  • Se contrae más intensamente para desarrollar más fuerza, lo que aumenta su volumen.
  • Se contrae con más frecuencia y, por lo tanto, aumenta el ritmo de sus latidos.

Síntomas de una insuficiencia cardíaca

En la gran mayoría de los casos, la insuficiencia cardíaca es crónica. El cansancio por lo general, el primer síntoma que aparece. A medida que la enfermedad progresa, aparecen otros síntomas como dificultad para respirar al hacer ejercicio.

Cuida tu corazón de una insuficiencia cardíaca
Cuida tu corazón de una insuficiencia cardíaca

La retención de agua es otro de los síntomas más comunes que hace que las personas con insuficiencia cardíaca visiten un médico. Generalmente la retención de líquidos, o la congestión, es causada por comer alimentos que son demasiado altos en sal (sodio). Otros síntomas como éstos también se derivan de una insuficiencia cardíaca, pero no en todas las personas, ya que el organismo es único.

  • Debilidad
  • Dificultad para caminar o hacer las tareas diarias
  • Disnea
  • Mareo
  • Somnolencia o dificultad para pensar
  • Tos
  • Aumento de peso
  • Hinchazón del abdomen o náuseas
  • Hinchazón de las piernas y tobillos
  • Despertar por las noches debido a la falta de aliento

Diagnóstico de insuficiencia cardíaca

El examen clínico que le permite al médico diagnosticar la insuficiencia cardíaca se puede complementar con exámenes más exhaustivos para determinar su causa y gravedad.

Análisis de sangre

La determinación de los diversos componentes de la sangre, como colesterol, glucosa, potasio, creatinina, etc. proporciona información sobre la causa de la insuficiencia cardíaca y el estado de los órganos sensibles, como el riñón o el hígado. El péptido natriurético tipo B (BNP) también se puede analizar para determinar el grado de insuficiencia.

Radiografía del cofre

La silueta del corazón visible en la radiografía informa de su estado, de su volumen, por ejemplo y también de las posibles causas de su disfunción. Además, esta prueba permite verificar la presencia de líquido en los pulmones.

Electrocardiograma

Este examen consiste en medir la actividad eléctrica del corazón, no es invasivo y no causa ningún dolor. Puede detectar arritmias y trastornos de conducción eléctrica dentro del corazón. Se puede practicar en reposo o durante un esfuerzo.

La ecocardiografía

Este es un ultrasonido del corazón, es un examen visual del corazón que permite verificar su estado: la existencia de una malformación, el tamaño de los ventrículos, el estado de las válvulas del corazón, las huellas de un antiguo infarto, etc.

Tratamiento para la insuficiencia cardíaca

A veces, el tratamiento de la causa que origina una insuficiencia cardíaca hace que desaparezca la enfermedad, como por ejemplo, una malformación cardíaca corregida mediante cirugía.

En otros casos, los medicamentos y una nueva adopción de hábitos saludables en la vida diaria, proporcionan una mayor comodidad y ayudan a reanudar ciertas actividades desatendidas.

No hay edad para la insuficiencia cardíaca: aprende cómo cuidarte
No hay edad para la insuficiencia cardíaca: aprende cómo cuidarte

Medicamentos para la insuficiencia cardíaca

Los medicamentos recetados para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca crónica (ICC) son de varios tipos:

Los que están destinados a fortalecer y apoyar el trabajo del corazón:

  • Beta-bloqueantes
  • Digoxina
  • Ivabradina
  • Nitratos
  • Potasio

Entre estos medicamentos, los betabloqueantes como bisoprolol, carvedilol, metoprolol, nebivolol, son los más comúnmente prescritos por los especialistas. Mejoran la supervivencia, alivian los síntomas y reducen las posibilidades de hospitalización por insuficiencia cardíaca aguda. Se prescriben en una dosis gradualmente creciente hasta la dosificación eficaz.

Los que ayudan a evitar la retención de agua

  • Diuréticos
  • Antagonistas de la aldosterona

Los que ayudan a combatir la presión arterial alta

  • Inhibidores de la enzima de conversión
  • Inhibidores de la angiotensina II o sartán

En general, el tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva requiere la prescripción asociada de un medicamento de cada una de estas familias, más comúnmente un betabloqueante, un diurético y un inhibidor de enzimas de conversión. A veces también es necesario prescribir tratamientos anticoagulantes, en caso de infarto, fibrilación auricular o medicamentos para tratar la angina de pecho.

¿Es posible llevar volver al trabajo después de un diagnóstico de insuficiencia cardíaca?

No todas las personas que han sido diagnosticadas con insuficiencia cardíaca deben dejar de trabajar. De hecho, continuar trabajando ayuda a tener la mente ocupada. Conocer gente y mantener una fuente de ingresos, resulta positivo para mantener la buena salud y evitar caer en ansiedad y depresión por el diagnóstico.

Sin embargo, generalmente es mejor esperar hasta que los síntomas se estabilicen y la dosificación de los medicamentos sea óptima antes de considerar el regreso al trabajo.

La decisión también dependerá del tipo de trabajo que se ejecute. Será más factible regresar rápido si se trabaja en una oficina sentado, que si se ejerce mucho esfuerzo físico, como manejar maquinarias, en construcción, etc.

Reanudar un trabajo estresante o moralmente exigente también puede ser contraproducente. Siempre es mejor volver al trabajo gradualmente. La persona se sentirá menos cansado trabajando a tiempo parcial, al menos por un tiempo.

En cualquier caso, comenzar a trabajar, es una indicación más del médico tratante, quien determinará si el paciente se encuentra apto para ejercer un tipo de trabajo determinado y con qué frecuencia.

Complicaciones de la insuficiencia cardíaca no tratada

Las complicaciones de esta enfermedad pueden variar de acuerdo con el estado de salud de la persona, su edad, la causa de la insuficiencia cardíaca y su gravedad.

Si no se trata, la insuficiencia cardíaca puede conducir rápidamente a complicaciones graves:

  • Los líquidos se acumulan en los pulmones y dificultan la respiración.
  • Los riesgos de arritmia y paro cardíaco aumentan.
  • Si se forma un coágulo de sangre en las venas, puede obstruir la arteria pulmonar y generar una embolia pulmonar, un problema que pone en peligro la vida.

Finalmente, en ausencia de tratamiento, la insuficiencia cardíaca puede dañar el hígado y los riñones, que son órganos vitales.

Factores de riesgo modificables

Alimentos que debes evitar para no sufrir una insuficiencia cardíaca
Alimentos que debes evitar para no sufrir una insuficiencia cardíaca

Fumar: si la persona fuma, debe dejarlo.

Inactividad: el paciente debe caminar todos los días.

Alcohol: la persona deberá dejar de beber bebidas alcohólicas si su insuficiencia cardíaca está relacionada con los efectos tóxicos del alcohol. Si no está directamente relacionada, deberá reducir al menos, su consumo de alcohol.

Control de glucosa en la sangre: para obtener más información sobre la prediabetes y el control de la diabetes, la persona deberá hacerse un chequeo, para determinar este factor de riesgo.

Alimentos: evitar en todas las comidas ingerir alimentos grasos o salados. Lleve una dieta saludable.

Peso: deberá llevar un control de peso diario y tratar de mantenerse en un peso apropiado a su edad y estatura.

Síntomas: una persona con esta condición debe aprender a reconocer los signos de su insuficiencia cardíaca, ya que como hemos dicho, éstos varían de acuerdo al organismo.

Respuesta a los síntomas: la persona deberá comunicarse rápidamente con su médico cuando aprenda a reconocer los signos de insuficiencia cardíaca y no optar por automedicarse en ningún caso.

Prevención: es una buena práctica, vacunarse contra la gripe todos los años. En el caso de la neumonía, se debe vacunar cada 10 años.

Prevalencia

El número de casos de insuficiencia cardíaca se ha incrementado en los últimos 30 años y se ha convertido en un problema progresivo en todo el mundo con más de 26 millones de personas afectadas. La prevalencia general de esta enfermedad en la población adulta en los países desarrollados es de 1% a 3% con un aumento exponencial con la edad, afectando en el 6% al 10% de las personas mayores de 65 años.

Aunque la incidencia relativa de la insuficiencia cardíaca es más baja en las mujeres que en los hombres, las mujeres constituyen al menos la mitad de los casos debido a su mayor esperanza de vida.

Los estudios basados ​​en la población sobre la incidencia y prevalencia de la insuficiencia cardíaca en los países en desarrollo están evolucionando y se estima que las enfermedades cardiovasculares representan del 7% al 10% de todas las admisiones médicas a los hospitales africanos, donde la insuficiencia cardíaca constituye del 3% al 7% de estas admisiones.