Nutrición

Obesidad infantil

En las últimas décadas la obesidad es un problema de salud pública porque afecta a una gran cantidad de personas y determina su calidad de vida presente y futura. Actualmente preocupa el aumento de la obesidad infantil, porque cada vez más, desde pequeños, presentan un desequilibrio en el control energético en su cuerpo.

La obesidad infantil, es un tema que tiene múltiples aspectos que deben ser enfocados, no siendo algo simple de causa y efecto. Primero debemos comprender que la obesidad se produce por un aumento en el aporte de sustancias nutritivas al organismo, una disminución en el gasto o ambas situaciones simultáneas.

Un niño puede aumentar su masa corporal porque ingiere más cantidad de alimentos recomendados para su edad, situación que puede darse en algunos niños, especialmente aquellos que poseen padres con sobrepeso u obesidad. Dichos padres tienden a servir grandes porciones de alimentos así como ingerir comidas con una alta tasa calórica. También hay que incluir en el problema de la obesidad infantil el consumo por parte de los niños de productos con una gran carga energética. Desde las bebidas azucaradas, golosinas y comida chatarra son sólo algunos de
las opciones que apartan más calorías que el consumo de frutas y verduras.

Sedentarismo y falta de gasto energético

En el otro extremo de la obesidad infantil se encuentra una reducción del gasto energético del cuerpo, es decir, por un aumento del sedentarismo, especialmente porque los niños pasan muchas horas al día frente a las computadoras y la televisión. La actividad física que realizan los niños es inferior en comparación con unas décadas atrás, la práctica de deportes no es una constante en todos los niños.

A lo largo del día realizamos una gran cantidad de actividades que implican un gasto energético, desde pensar, comer, hablar y realizar actividad física. Nuestro cuerpo requiere obtener energía de forma diaria, sin la cual no podríamos sobrevivir.

Para que las células de los diferentes órganos y tejidos funcionen se debe producir energía, que se obtiene de los alimentos que consumimos. Los mismos sufren un proceso a través del proceso digestivo que permite obtener sustancias, con las cuales, las células obtienen energía para realizar sus funciones vitales. Se debe establecer un equilibrio entre las entradas energéticas del cuerpo y las salidas, cualquier desequilibrio lleva a un problema de salud.

La obesidad en los niños se debe a la afectación en ambos lados de la balanza: aumento de la energía consumida por el cuerpo y una disminución en el gasto. Debemos comprender que todas las calorías que sobran día a día se convierten en grasa para ser almacenadas, no importando la edad que tengamos, esta situación ocurre de esta manera de forma indefinida, tanto en niños como en adultos.

Se deben estudiar las causas profundas de la obesidad en niños, que van desde las distintas opciones de alimentación en las instituciones educativas hasta la cantidad de horas que dedican a mirar televisión, en un contexto en donde los padres están menos presenten en los hogares, por las largas jornadas laborales. Los cambios sociales de las últimas décadas son complejos y sin lugar a dudas que influyen en todos los aspectos no solamente de los adultos sino
de los niños.

Actividad física para combatir la obesidad infantil
Actividad física para combatir la obesidad infantil

Recomendaciones para la obesidad infantil

Se han diseñado recomendaciones para combatir la obesidad infantil, entre las que se destacan legislación que obliga a las instituciones educativas a tener opciones de comidas más saludables en sus comedores, entre las que se destacan las frutas, jugos naturales, verduras y cereales. La industria alimentaria debe contribuir disminuyendo el exceso de calorías que tienen muchos de sus productos, especialmente aquellos que consumen los niños en grandes cantidades como golosinas y gaseosas.

El cambio se debe enfocar en cambiar pautas de conducta así como hábitos de consumo, los cuales serán más fáciles de adquirir en la medida que los niños sean más pequeños. Puedes probar con algunos postres sin azúcar para satisfacer sus deseos de comer cosas dulces.

A medida que pasen los años, los niños incorporan una manera de alimentarse de forma inadecuada lo que implica un gran desafío posterior en lograr cambios en sus hábitos para que sean más saludables.

Lee también: Nutrición para niños deportistas

Prevención de la obesidad infantil

La prevención debe ser la piedra angular de todo enfoque en el tratamiento de la obesidad infantil. Los padres deben educar desde el ejemplo, inculcando normas en el hogar que ellos mismos cumplan, sino cualquier esfuerzo será en vano.

Limitar la cantidad de horas frente a las pantallas en los niños es una adecuada estrategia, además de que se los debe integrar en grupos para la realización de actividad física. En los niños es fácil que adquieran el hábito en la práctica de un deporte especialmente si comienzan desde pequeños.

Riesgos de la obesidad infantil

La disminución de la obesidad infantil debe ser un pilar fundamental como forma de lograr una mejor salud de la población. La obesidad constituye un factor de riesgo cardiovascular haciendo que una gran cantidad de niños comiencen a presentar presión alta, colesterol e incluso diabetes desde jóvenes, aumentando el riesgo de padecer secuelas y disminución su calidad devida futura.

Más información sobre presión alta, diabetes y colesterol.