OtorrinolaringologíaPediatría

Otitis, qué es, cómo Prevenir y Tratar esta Infección

Cuando hablamos de otitis, nos referimos a una enfermedad del oído, que consiste básicamente en una infección. Según sea la evolución de la otitis, esta puede llevar a que se produzca la secreción de líquidos (la cual lleva el nombre de “otitis media seromucosa”), que ocurre en la región media del oído.

Si bien puede afectar a personas de cualquier edad, sin establecer tampoco distinción de género, la otitis suele afectar mayormente y ser muy frecuente en los niños y las niñas entre los 7 y los 12 años de edad.

Cotizar tu próxima cobertura médica

La otitis se clasifica según su severidad. Por ello, existen tres tipos de otitis:

  • La otitis aguda: consiste en una enfermedad infecto-contagiosa que afecta principalmente al aparato respiratorio y cuyo mayor síntoma es la tos.
  • La otitis subaguda: es la que se caracteriza, principalmente, por la secreción de líquido acumulado en el oído medio
  • La otitis crónica: esta, se divide en dos subtipos: en primer lugar la que es con exudado, la cual tiene una duración aproximada de tres meses y, por otro, la supurada, cuya supuración supera el plazo de tres meses.
Otitis, dolor de oidos
Otitis, dolor de oidos

¿Qué causa la otitis?

Esta infección conocida como otitis, suele ocurrir cuando la trompa de Eustaquio (la cual se encuentra ubicada entre el oído medio y la parte posterior de la garganta, teniendo como función principal drenar el líquido que se genera al interior del oído medio) es bloqueada. Al bloquearse la trompa de Eustaquio, el líquido en su interior comienza a acumularse y se da lugar a una disfunción tubárica.

Cuando tiene lugar una obstrucción de la trompa de Eustaquio, esto puede relacionarse con distintos motivos: motivos intrínsecos y motivos extrínsecos.

  • Los motivos intrínsecos: se llama así al procedimiento mediante el cual un determinado problema infeccioso o de origen alérgico inflama la mucosa de la trompa.
  • Los motivos extrínsecos: se denomina de esta manera, cuando lo que ocurre es que se produce una hipertrofia adenoidea (es decir, relacionada a la vegetación)

Cuando se diagnostica una situación de otitis, los gérmenes que con mayor frecuencia son detectados, son:

  • El streptococcus pnemoniae
  • El haemophylus influenzae
  • La bramanella catarralis
  • El streptococcus del Grupo A
  • El staphylococcus aureus

Sin embargo, estas bacterias no son las únicas protagonistas en los casos de otitis, sino que también llevan un rol fundamental los virus. En el caso de los virus, los más frecuentes, son:

  • El virus respiratorio sincitial
  • El virus influenzae
  • El virus parainfluenzae
  • El adenovirus
  • El rinovirus
  • El enterovirus

¿Cuáles son sus síntomas?

Cuando el caso presentado de otitis es agudo, los síntomas más frecuentes incluyen:

  • Dolor de oído (siendo este el más característico de todos)
  • Fiebre
  • Irritabilidad
  • Tinnitus

A su vez, es posible que aparezcan otros síntomas, tales como la supuración, el vértigo o la parálisis facial, aunque estos son mucho menos frecuentes que los mencionados con anterioridad.

El diagnóstico

Para poder diagnosticar que se trata de una otitis, en primer lugar, debe llevarse a cabo una historia clínica, de modo de evaluar cuáles son los síntomas y con qué frecuencia e intensidad estos aparecen.

Una vez concretada la sospecha de otitis, el médico especialista que esté llevando adelante el diagnóstico examinará los oídos del paciente a través de un otoscopio. En esa exploración, el médico evaluará si encuentra zonas enrojecidas, líquido detrás del tímpano, burbujas de aire o alguna perforación en el tímpano.

Diagnóstico de la Otitis
Diagnóstico de la Otitis

Por otra parte, para tener un diagnóstico aún más eficaz, puede realizarse una otoscopia neumática, la cual puede ser de gran utilidad para poder precisar y determinar la movilidad de la membrana timpánica.

Otro tipo de estudio que puede llevarse adelante para obtener un diagnostico fehaciente de otitis, es una timpanometría. Esta, apunta especialmente a corroborar los datos obtenidos con los tipos de diagnóstico anteriores.

Finalmente, hay muchos casos en los que el especialista, para obtener mayor seguridad, decide solicitarle al paciente la realización de una audiometría.

¿Cómo tratar la otitis?

Cuando se presenta un caso de otitis aguda, el tratamiento mayormente indicado consiste en la ingesta de fármacos específicos, durante un período que ronda de los 10 a los 14 días. Por lo general, una vez que se da inicio al tratamiento con medicamentos, suele presentarse una mejora sintomática muy significativa en las primeras 48 horas de comenzado el tratamiento. Al mismo tiempo, muchos especialistas suelen recetar descongestionantes nasales y mucolíticos, en caso de considerar que éstos pueden ser necesarios.

En los casos en los que se presenta una otitis crónica o que se sospecha que pueden existir infecciones previas, se lleva adelante un tratamiento específico para las necesidades de cada paciente.

En muchos de los casos, especialmente cuando se trata de niños, suelen darse episodios repetitivos de otitis, en conjunto con sintomatología específica de adenoiditis e hipertrofia adenoidea. En estos casos, lo que suele hacerse es extirpar el tejido adenoideo hipertrófico y colocar luego tubos que funcionen a modo de drenaje transtimpánico.

¿Cómo prevenir la otitis?

Debido a la frecuencia con que los niños más pequeños pasan por esta enfermedad y la manera en que las probabilidades aumentan durante épocas de pileta, son muchos los métodos que pueden llevarse adelante para evitar la otitis. Algunos de esos métodos, son:

  • Utilizar tapones de oídos al momento de nadar o sumergirse en el agua
  • Colocar gotas para los oídos cuando se sale de una pileta
  • Secar correctamente el interior de los oídos con una toalla, cuidando de no raspar con dureza la zona
  • Mantener inclinada la cabeza durante unos segundos, de modo de que toda el agua que se haya acumulado al interior de los oídos sea drenada
  • No colocar ningún tipo de elemento al interior del oído. Incluso, muchos médicos especialistas recomiendan evitar los bastoncitos (o hisopos)
  • Hacer una visita con un otorrino antes del comienzo de la época “de piletas”
Diagnóstico de la Otitis
Diagnóstico de la Otitis

Llevando adelante estas conductas, podrás favorecer las posibilidades de proteger a tus hijos y a vos mismo frente a la otitis.

¿Por qué la otitis es más frecuente en niños?

Durante la niñez, los niños aún no han desarrollado completamente algunos órganos, como las trompas de Eustaquio, las cuales son un tubo de drenaje ubicado detrás de la amígdala que conecta al oído medo y la faringe. Estas trompas en los niños, son más cortas y rectas que en la edad adulta, lo que obstaculiza el vaciado de la mucosidad hacia el exterior del oído.

Estas trompas se inflaman cuando se presenta un simple resfriado en el niño, el moco que se acumula normalmente en esta zona durante el resfriado, no se drena naturalmente, lo que origina la infección en el oído del niño.

¿Qué es la otitis media en niños?

La otitis media es una infección en el oído medio causada por bacterias o virus, no contagiosa. Su característica principal es pus, un líquido que se acumula detrás del tímpano que genera inflamación y presión. Esta presión provoca un gran dolor en el niño, cuando se vuelve muy fuerte, el tímpano puede perforarse.

Es importante consultar a un especialista del hospital de pediatría para examinar el oído del niño con otitis. Quien es el único que puede diagnosticar el tipo de otitis y el tratamiento adecuado.

Tipos de otitis

Existen 4 tipos de otitis media que afectan a los niños, pero también a adultos, todas con diferentes causas y síntomas.

Otitis congestiva o aguda

Una infección de oído constante por lo general de una a dos semanas.

Otitis persistente

Una infección de la oreja que puede durar más de 6 semanas.

Otitis purulenta

Una complicación de la otitis aguda, donde se acumula un líquido en el oído medio durante más de 3 meses, sin signos de infección o dolor.

Otitis recurrente

Cuando la otitis tiende a reaparecer varias veces durante la misma temporada.

Se estima que a los tres años, al menos el 85% de los niños ya han tenido otitis media y que el 50% de estos niños han contraído al menos dos veces otitis, antes de esa edad.

Causas de la otitis en infantes

La otitis en los niños pequeños con frecuencia se produce por una infección viral. De hecho, los virus viajan por el tubo auditivo al oído medio, luego de una descarga nasal más o menos consistente, causada por un resfriado o una  faringitis. En el 60 a 70% de los casos, una infección bacteriana se asocia con la infección viral.

En algunos casos más extraños, la otitis también puede ser causada por una alergia, contaminantes del aire o enfermedades respiratorias, como un resfriado común. Las infecciones del oído son más comunes en invierno.

otitis con infección
Infección por Otitis

Síntomas ¿Cómo reconocer la otitis en los niños?

Los síntomas de una otitis conservan los mismos rasgos en niños y en adultos, generalmente incluyen dolor y u oído obstruido, sin embargo, hay algunas diferencias importantes.

En niños y bebés, los signos más comunes son:

  • Fiebre alta superior a 39° o por más de 3 días.
  • Dolor en uno o ambos oídos haciendo que el niño lleve la mano a su oreja con frecuencia
  • Llanto
  • Irritabilidad
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Falta de apetito
  • Fluido que brota desde la oreja
  • No reacciona a los sonidos de baja intensidad
  • Puede presentar conjuntivitis
  • Respira con dificultad

Lee también: Eufrasia, tratamiento para la conjuntivitis

Diagnóstico

Independientemente del tipo de otitis, el dolor suele ser muy intenso. Por lo tanto, se recomienda consultar a un especialista tan pronto como aparezcan los primeros síntomas en el niño.

Durante la consulta en el hospital pediátrico, el especialista mirará dentro de la oreja del niño. Si hay un derrame en el tímpano, se trata de una otitis purulenta, de lo contrario será una otitis congestiva, ésta se puede curar por sí sola en unos pocos días, mientras que la otitis purulenta puede requerir tratamiento con antibióticos.

Edad: los niños de 4 meses a 4 años son los más afectados por las infecciones agudas del oído medio, en particular los bebés de 6 meses a 2 años de edad.

Duración de la enfermedad: de 2 a 3 días cuando no hay complicaciones.

Tratamiento

gotas para la otitis
Tratamiento con gotas para la otitis

En el 80% de los casos de otitis en niños, la cura se realiza sin antibiótico. Para aliviar el dolor y la fiebre del niño, los especialistas en pediatría, recomiendan suministrar un acetaminofén como Tylenol, Tempra o ibuprofeno como Advil, Motrin etc. siguiendo las indicaciones y respetando las dosis recomendadas según la edad. Los principales planes de salud cubren estos medicamentos, por ejemplo, Swiss Medical, Osmecon, OSPe, entre otras.

Sin embargo, para los niños menores de dos años, así como las infecciones severas de los oídos, se recomienda con frecuencia un tratamiento con antibióticos. Estos medicamentos se prescriben principalmente para reducir el riesgo de desarrollar complicaciones raras como otitis media en mastoiditis o  meningitis. Además de los antibióticos y los analgésicos para aliviar el dolor, también se recomiendan las gotas para los oídos.

Si el pediatra receta un antibiótico, se debe continuar con el tratamiento hasta el final, incluso si el niño se siente mejor después de 1 o 2 días. El tratamiento completo reduce el riesgo de bacterias resistentes al antibiótico usado.

Si los síntomas persisten después de 2 o 3 días a pesar del tratamiento, es importante que el niño sea reevaluado nuevamente por un profesional.

Especialistas médicos aconseja que el niño sea examinado unas 4 semanas después del final del tratamiento, para asegurarse de que el líquido haya desaparecido completamente de la parte posterior del tímpano y que éste haya vuelto a la normalidad.

Tratamiento con tubos

En algunos casos, el tratamiento puede requerir la instalación de un “tubo” llamado drenaje transtimpánico. Este tubo se instala a través del tímpano y permite el drenaje del líquido que persiste en el oído.

Para determinar si los tubos son necesarios, el niño será remitido a un otorrinolaringólogo, un médico especialista del hospital pediátrico, quien evaluará si:

  • La otitis persiste a pesar de un segundo tratamiento antibiótico.
  • El niño experimentó más de 4 episodios de otitis en 6 meses o 6 episodios en un año.
  • El tímpano permanece perforado durante más de 6 semanas.

Vacunas

La vacuna conjugada neumocócica (una bacteria que puede causar algunas infecciones en el oído) o la vacuna contra la influenza, pueden ser indicadas por el médico si el niño frecuentemente sufre de infecciones del oído.

Lee también: Calendario Nacional de Vacunación

Cuidados prácticos y consejos

  • No suministrar ibuprofeno a niños menores de 6 meses y nunca dar ácido acetilsalicílico como Aspirina, a un niño o un adolescente.
  • Coloca por la parte externa del oído del niño, una botella de agua caliente, una toalla o una almohadilla caliente, lo cual le ayudará a aliviar el dolor y los síntomas.
  • Pregúntale a tu médico si es apropiado usar gotas analgésicas para las orejas. Ya que primero debes tener la seguridad de que no existe ninguna perforación en el tímpano.

¿Cómo prevenir el dolor de oído en niños?

Dolor de oído
Dolor de oído producto de la Otitis
  • Lava tus manos y las de tu hijo con frecuencia para prevenir las infecciones del tracto respiratorio, que pueden causar infecciones en los oídos.
  • Anima a tu hijo a sonarse la nariz cuando tenga un resfriado. Si es demasiado joven para hacerlo, ayúdalo tú y enséñale cómo hacerlo, utilizando solución salina.
  • No expongas a tu hijo al humo de tabaco de segunda mano.
  • Asegúrate de que tu hijo reciba todas las vacunas programadas para la inmunización, incluidas las infecciones neumocócicas.

Si tu hijo todavía es un bebé:

Trata de amamantarlo al menos durante los primeros 6 meses de vida, los estudios muestran que los bebés alimentados con leche materna presentan menos infección en los oídos.

No dejes que el bebé tome su biberón acostado completamente, primero porque corre el riesgo de asfixiarse y en segundo lugar, porque la leche puede subir a la nariz y entrar en la trompa de Eustaquio, una vez depositada allí, puede generar infección de oído.

Gordolobo, tratamiento para la otitis

Desde la antigüedad se utiliza el Gordolobo con eficacia para los malestares causados por la inflamación del oído entre otras cosas. También se conoce al Gordolobo como Guardalobo o Rabasco, pero su nombre científico es Verbascum thapsus, y pertenece a la familia escrofulariáceas. Las flores, hojas, y raíces del Gordolobo se pueden tratar a parte de la otitis, las infecciones del tracto respiratorio como la laringitis.

Suele alcanzar hasta 150 centímetros de altura, es de tallo erguido, sus hojas son grandes y con aspecto aterciopelado. Sus flores son amarillas y forman espigas. Son polinizadas por moscas y mariposas.

Propiedades

  • antiinflamatorio
  • antitusitivo
  • antiespasmódico
  • sudorífico
  • astringente
  • diurético
  • expectorante

¿Cómo se usa?

El aceite obtenido de la maceración de las hojas es el que se usa para el dolor de oídos. La infusión en aceite de oliva sirve para el mismo fin y también es un buen desinflamante de las hemorroides. Un cataplasma de las hojas ayuda a la cicatrización de las heridas, con la precaución de que las hojas deben estar limpias sin vellos (que son irritantes). La decocción (cocción continuada) de las raíces sirve para calmar el dolor de muelas.

Observación:

Las semillas son ligeramente narcóticas y contienen una baja proporción de saponinas (son tóxicas pero de baja absorción)

Las hojas contienen en baja proporción rotenona y cumarina. La rotenona es un insecticida y la cumarina puede prevenir la coagulación de la sangre.

Otros nombres

  • verdelobo
  • rabasco
  • guardalobo
  • candelaria
  • berula
  • barbasco
  • Acerones

Vídeos de Gordolobo

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *