Infectología

Toxoplasmosis aguda y congénita

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa causada por un parásito intracelular llamado Toxoplasma gondii. Esta enfermedad puede adquirirse antes de nacer (forma congénita) o después del nacimientos (toxoplasmosis por infección aguda).

La toxoplasmosis aguda no suele presentar síntomas al comienzo de la infección, pero si genera pequeños quistes en los tejidos. Este parásito a la larga genera encefalitis, hinchazón de ganglios linfáticos, insuficiencia cardíaca entre otros.

La toxoplasmosis congénita es una enfermedad que afecta al recién nacido y se debe al traspaso de los parásitos a través de la placenta desde la madre infectada al feto. Los afectados pueden presentar inflamación de los ojos, estrabismo, epilepsia y problemas psicomotores.

Toxoplasma gondii

El Toxoplasma gondii afecta a las aves y a mamíferos, y su ciclo vital tiene dos fases diferenciadas: un ciclo no felino y un ciclo felino.

En el ciclo no felino, los quistes son ingeridos por un hospedador intermediario, que pueden ser los humanos, ratas, ovejas, etc. Estos quistes son digeridos en el estómago, en ese proceso se libera bradizoítos y atraviesan el intestino delgado, donde se transforman en taquizoítos, que se reproducen masivamente y de forma muy rápida en todas las células que encuentran a su paso.

A causa de este proceso los órganos afectados muestran señales visibles de cambios morfológicos. La mayor parte de los taquizoítos son eliminados por el sistema inmunitario, pero esto no evita la formación de quistes hísticos, que suelen aparecer a la semana del comienzo de la infección. Estos quistes afectan al Sistema Nervioso Central y los músculos. Con la aparición de los quistes se cierra esta fase no felina.

La fase principal del ciclo vital del T. gondii es en el gato, a quien se denomina hospedador definitivo, y en sus presas (ratas, ratones, hamster, aves, etc). Esta fase comienza con la ingestión de los quistes hísticos y continua con la defecación de ovoquistes no infecciosos que se forman dentro de los hospedadores.

Luego de permanecer aproximadamente 48 horas a temperatura ambiente, los ovoquistes esporulan, y en ese momento es donde se produce la infección humana o en otro animal si es que se ingieren. En este último hospedador es donde se completa el ciclo vital.

Causas de Toxplasmosis

La transmisión en el ser humano puede ser por vía oral. Se ingieren ovoquistes esporulados que podrían encontrarse en el suelo. También se pueden consumir en carne insuficientemente cocinada. Se debe tener en cuenta que un gato infectado puede excretar varios cientos de millones de parásitos, los cuales pueden llegar a mantenerse infecciosos durante años.

También se puede adquirir la infección a partir de quistes hísticos.

Otra forma de infección es a través de transfusiones sanguíneas y/o trasplantes de órganos.

Y la última forma de infección es a través de la placenta (Infección congénita). Un porcentaje considerable de las embarazadas que se infectan con toxoplasmosis transmite la enfermedad al feto.
El factor más importante para tener en cuenta es el tiempo de embarazo cuando la madre es infectada.

  • Si la embarazada se infecta 6 meses antes de la concepción, el riesgo es muy bajo.
  • Si la infección se produce antes de los 6 meses las posibilidades de infección en el feto aumentan mientras más cerca a la fecha de concepción se produzca la infección en la madre.
  • Si la infección se produce durante los primeros 3 meses del embarazo las posibilidades de infección congénita es baja, inferior al 20%. Se debe tener en cuenta que si se produce la infección, es realmente grave.
  • Si la infección se produce durante los últimos 3 meses del embarazo las posibilidades de infección congénita es alta, superior al 70%.

Síntomas de Toxplasmosis

La toxoplasmosis aguda es frecuentemente asintomática. Pasa sin ser descubierta en el 90% de los casos. Al no presentar síntomas es de difícil detección en las embarazadas.

En cambio los niños con infección congénita pueden presentar problemas neurológicos (hidrocefalia, microcefalia, retraso mental).

Si la infección prenatal es fuerte puede causar la muerte del feto.

El síntoma más común en la infección aguda es la hinchazón indolora de los ganglios. En ciertos casos se puede presentar cefalea y fiebre. Y en menor medida dolor abdominal.

Estos síntomas desaparecen al cabo de 2 o 3 semanas, salvo la hinchazón de ganglios que puede durar hasta 6 meses.

También te puede interesar: Espina Bífida, malformación congénita

Tratamientos de Toxplasmosis

Los niños recién nacidos con infección congénita se tratan con pirimetamina oral o con sulfadiazina durante 12 meses.

Si se trata de una infección aguda con hinchazón de ganglios, por lo general no se necesita tratamiento alguno. Salvando el caso en que los síntomas sean realmente graves.

El tratamiento antibiótico prenatal puede reducir el número de lactantes con infecciones graves por Toxoplasma.

Prevención de toxoplasmosis

Las posibilidades de adquirir toxoplasmosis se reducen si no se consume carne mal cocida y se evita el contacto con superficies contaminadas como las cajas donde depositan sus heces los gatos. Si es que una persona embarazada debe limpiar estas cajas, debe lavarse las manos de manera intensa luego de realizar la limpieza. Se recomienda cambiar las piedras de la caja del gato diariamente.