Salud Mental

Trastorno de ansiedad en niños: ¿tu hijo es uno del 12% de niños que lo padece?

Es normal sentirse ansioso en ocasiones. Hasta un niño pequeño puede llegar a sentirse ansioso eventualmente. Sin embargo, es importante reconocer cuando el problema se convierte en un Trastorno de Ansiedad Infantil, que afecta a un 12% de los niños. Sus efectos y complicaciones crean una situación sumamente difícil para quien lo padece y para el entorno; se explica por el hecho de que es un fenómeno subjetivo, complejo y difícil de definir, especialmente en niños, por su condición. Sigue leyendo y aprende más acerca del trastorno de ansiedad en niños.

¿Qué es la ansiedad en niños?

Podemos definir la ansiedad como una reacción de miedo a lo desconocido o a una nueva situación. En los niños, la ansiedad puede permitir que éste permanezca cauteloso en ciertas circunstancias. A veces, sin embargo, el niño reacciona exageradamente a lo desconocido. Si la ansiedad en niños, toma demasiado campo o es perjudicial para la vida cotidiana de tu hijo, es importante que aprendas a encontrar maneras de aliviar sus temores.

Los niños pueden sentirse ansiosos cuando comienzan la escuela, cuando se altera su rutina, cuando dejan de dormir acompañados, cuando juegan un partido importante o estudian para un examen. Los acontecimientos en los periódicos y la televisión también pueden causar ansiedad en los niños.

Sin embargo, una cierta cantidad de ansiedad es de hecho, bastante saludable, según los especialistas en psicología infantil, ya que evita que los niños tomen riesgos innecesarios y aprendan a prepararse para enfrentar eventos perturbadores en sus vidas futuras.

Causas de la ansiedad en niños

  • Un cambio importante en la vida de la familia

Situaciones como una mudanza, una separación, un duelo o un cambio de guardería o colegio, puede generar ansiedad en los niños. Este tipo de ansiedad por lo general, es temporal. Sin embargo, es importante monitorear la situación y consultar a un profesional si el efecto se prolonga por más de un mes.

  • Noticias fuertes o episodios en televisión

Las escenas de una película o algunos extractos de las noticias pueden causarle ansiedad a tu hijo.

  • Genética

Algunos niños son más propensos que otros a desarrollar ansiedad. Además, cuando un niño aprende por imitación, puede estar preocupado si ve que uno de sus padres está inquieto.

  • Una falta de rutina

El estilo de vida y la salud también pueden ser factores desencadenantes de ansiedad en niños. La mala nutrición y la falta de sueño pueden hacer que un niño esté más expuesto a padecer de ansiedad.

  • Sobreprotección

Sobreproteger a un niño puede tener el efecto de disminuir su confianza en sí mismo y hacer que se preocupe por el futuro y las cosas que no controla.

Tipos de trastornos de ansiedad infantil

Cómo actuar ante Problemas de ansiedad infantil
Cómo actuar ante Problemas de ansiedad infantil

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad que pueden afectar a los niños:

Trastorno de ansiedad generalizada

Se caracteriza por preocupaciones excesivas y poco realistas que no tienen conexión a cualquier acontecimiento reciente. Los niños y adolescentes que sufren de este trastorno suelen estar muy tímidos y tensos, y tienen una necesidad tremenda de tranquilizarse. Pueden quejarse de molestias, tales como dolores de estómago, para el que no hay ningún problema físico. Más información.

Las fobias

Que incluyen miedo excesivo e irracional frente a un objeto o situación, tales como animales, alturas, tormentas o espacios confinados.

Trastorno de pánico

Se presenta con repetidos ataques de pánico, un período de miedo intenso acompañado de intensas palpitaciones, sudoración, mareos, náuseas o muerte inminente, sin causa aparente. El temor de experimentar otros ataques de pánico interrumpe dramáticamente a los niños con este trastorno.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Se caracteriza por la incapacidad del niño para bloquear un patrón de pensamientos o comportamientos repetitivos, como lavarse las manos, contar objetos o reemplazarlos. Conoce más sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo.

El trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Puede desarrollarse en niños o adolescentes después de un evento muy estresante, como la violencia sexual o de otra índole. Lo que hace que reviva para repetir el evento traumático por recuerdos, flashbacks o pensamientos con problemas.

Reconoce los signos de ansiedad en tu hijo

Los síntomas de ansiedad experimentados por los niños son muy similares a los de los adultos, pero la respuesta es diferente. De hecho, las reacciones de tu hijo dependen de su nivel de desarrollo. Por lo tanto, para ti será más difícil determinar si el comportamiento de tu hijo es un episodio pasajero, una reacción normal o un trastorno de ansiedad. Estos son algunos signos de ansiedad:

  • Un cambio repentino en el comportamiento. Por ejemplo, si notas a tu hijo agitado, irritable y de mal humor, o que hace intensos de ataques de ira; si llora, parece triste o preocupado.
  • Cuando muestra enfermedades físicas sin ninguna razón aparente, tales como dolores de cabeza, dolores de estómago, eventos cardíacos o tensiones.
  • Presenta problemas de sueño, como dificultad para conciliar el sueño o no logra dormir bien. Si se niega a ir a la cama solo o te pide dormir con él, o si frecuentemente tiene pesadillas.
  • Si muestra una constante necesidad de ser tranquilizado y si intenta estar constantemente cerca de ti.
  • Cuando tiene reacciones excesivas a ciertos eventos. Por ejemplo, si trata de evitar ciertas situaciones, como salir con los amigos, ir a la escuela o ser atendido.
  • Falta de concentración para hacer sus actividades diarias, en el colegio o en la casa.

Tratamientos

Afortunadamente, los problemas de ansiedad grave experimentada por los niños pueden ser tratados con éxito. Los enfoques para tratar los trastornos de ansiedad son numerosos e incluyen terapia cognitivo-conductual, donde los niños aprenden a lidiar con sus miedos cambiando sus formas de pensar y actuar.

La terapia individual, terapia familiar, formación de los padres y la medicación, también integran el tratamiento. Algunos niños con trastornos de ansiedad se beneficiarán de una sola forma de tratamiento; otros, sin embargo, pueden necesitar diferentes tratamientos conjugados, tales como terapia individual y ansiolíticos a corto plazo, o incluso un antidepresivo.

Lee también: Todo sobre el Autismo

Ayuda a tu hijo cuando esté ansioso

Cómo ayudar a tu hijo en casos de ansiedad
Cómo ayudar a tu hijo en casos de ansiedad

Para ayudar a tu hijo a lidiar con una situación de estrés o ansiedad, los especialistas ofrecen los siguientes consejos:

1. Permanece atenta y hazle preguntas si crees que no se siente bien. Ayuda a tu hijo a poner palabras sobre sus emociones.

2. No dramatices la situación de tu hijo, pero tampoco le restes importancia. El miedo de tu hijo es real, hazle sentir que lo estás tomando en serio y no te burles de sus miedos.

3. Tranquilízalo: reserva un momento en el día en que le permitas a tu hijo hablar contigo acerca de sus temores. Invítalo a respetar este momento, y aprovecha la oportunidad para tranquilizarlo.

4. No evites las situaciones que le provocan temor, porque cuanto más los evitas, más le angustiarán. Enséñale más bien a enfrentarlos lenta y gradualmente. Así dominará lo que le provoca ansiedad. Puedes tratar de llevarlo a la situación, contándole una historia similar a lo que le provoca miedo.

5. Invita a tu hijo a expresarse a través del dibujo o del juego, y crea situaciones reflejando la que le preocupa con las posibles soluciones.

6. Si la familia está experimentando momentos difíciles, es mejor no discutir con tu hijo. Trata de solucionar el asunto entre adultos en un momento en que tu hijo no está presente.

7. Si crees que va a presentarse un cambio en la rutina de tu hijo, tómate el tiempo para explicarle lo que sucederá. Por ejemplo, si te mudas pronto, puedes llevarlo a visitar su nuevo barrio y mostrarle fotos de la nueva casa. Si tiene miedo de un cambio de escuela, llévalo a visitar la nueva escuela una o varias veces, antes del comienzo del año escolar.

8. Enfatiza sus éxitos. Una forma muy exitosa de hacerlo es recordarle los temores que tenía cuando era pequeño y fue capaz de superarlo por él mismo.

9. Asegúrate de que tu hijo está comiendo y durmiendo bien. Si tiene pesadillas, trata de encontrar la causa.

10. Relájate con tu hijo para ayudarlo a relajarse y manejar el estrés. Por ejemplo, enséñale a hacer respiraciones abdominales.

11. Trabaja en tus propias ansiedades para no influenciarlo. Si es necesario, busca ayuda para ti y para que te enseñen a canalizar la ansiedad de tu hijo.

Resumen

Aunque algunos signos de ansiedad son comunes en niños pequeños, es importante reconocer y tratar cualquier cosa más allá de una ansiedad temporal después de la edad de 6 años.

Si no se diagnostica, un trastorno de ansiedad grave puede tener efectos a largo plazo y perturbar gravemente la vida de tu hijo. De hecho, los trastornos de ansiedad en niños que no se tratan a tiempo, pueden afectar su rendimiento académico y su capacidad de hacer amigos. También pueden conducir a una baja autoestima y llevarlo en la adolescencia, al consumo de alcohol o drogas, problemas de ajuste en el lugar de trabajo y trastornos de ansiedad en la edad adulta.

También te puede interesar: ¿Cuál es el tipo de terapia indicado para mí?

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *