Odontología

Coronas dentales

Son millones las personas en el mundo que utilizan coronas dentales, ya sea para reemplazar un diente que falta como para reforzar uno que está débil. Acá te vamos a contar todo lo que deberías saber acerca de las coronas dentales, su funcionamiento y sus resultados.

Hablemos sobre las coronas dentales

Cuando hablamos de coronas dentales nos estamos refiriendo a un tipo de tratamiento cuyas aplicaciones son tanto estéticas como funcionales. Se trata de una suerte de “funda” con forma de diente, que es colocada sobre un diente natural, a modo de ser utilizado como tal y suplir todas las funciones que éste, por un motivo u otro, no puede realizar. Podría decirse, entonces, que las coronas dentales tratan de ser “dientes nuevos”, colocados sobre aquellos defectuosos o en espacios vacíos.

Cunado un diente se encuentra debilitado, las coronas dentales lo refuerzan, provocando que éste pueda cumplir las funciones que requiere. Por su parte, se reconoce también una utilidad estética de este tipo de tratamiento, ya que sustituye los dientes naturales que, al estar dañados o enfermos, se ven mal o manchados.

Si bien pueden aplicarse en cualquier parte de la dentadura, lo más frecuente es que se coloquen coronas dentales en los dientes posteriores, que son los menos visibles en la sonrisa. Esto tiene que ver con que son los que más usamos al momento de comer, por lo que tienden a desgastarse con mayor rapidez y a necesitar ser reforzados.

Colocación de coronas
Colocación de coronas

Los tipos de coronas dentales

Dado que su uso se ha vuelto cada vez más difundido, gracias a la excelencia de sus resultados, las coronas dentales se fabrican en la actualidad a partir de materiales de lo más diversos. En este sentido, podemos reconocer los siguientes tipos de coronas dentales.

  • Las de porcelana o cerámica

Una de las principales ventajas de las coronas dentales de porcelana (o cerámica) tiene que ver con su color. Este es el más parecido al color de unos dientes naturales en buen estado. Sin embargo, es probable que la colocación de este tipo de corona requiera de una remoción un poco más importante de la estructura dental para su aplicación. Si bien es cierto que es altamente resistente al desgaste, este material puede resultar quebradizo en caso de que se realicen mordidas extremadamente fuertes.

  • Las de aleación de oro

Estas coronas dentales tienden a ser muy fuertes y resistentes, ya que se fabrican en base a oro con cobre y otros metales. Su adhesión a la estructura del diente es muy buena.

Las principales ventajas que se pueden destacar de este material, tiene que ver con que no sólo no perjudica la estructura de los dientes que entran en contacto con él, sino que, además, son sumamente resistentes al desgaste y a las mordidas fuertes.

Siendo además un material biológicamente compatible con nuestros tejidos, la desventaja que se ha nombrado acerca del mismo tiene que ver más que nada con el color notorio.

  • Las de cerámica y metal

En estos casos, se realiza un fundido de la cerámica en conjunto a la parte exterior de una estructura metálica. Este fundido y la combinación de materiales hace que se adquiera una restauración mucho más fuerte, al tiempo que se evita la recurrencia de caries, con un mejor sellado.

Para la colocación de este tipo de coronas dentales hace falta una muy pequeña remoción de la estructura dentaria. Estas, se caracterizan por ser muy resistentes y duraderas en el tiempo.

  • Las de aleación de metal básico

Siendo altamente resistentes a la corrosión, este tipo de corona dental refuerza bien el diente a partir de la utilización de metales que no son considerados nobles. Al igual que en el caso anterior, es muy poca la cantidad de estructura dentaria que el dentista debe remover para colocar este tipo de coronas. En su relación con los dientes opuestos se puede notar una sensación de suavidad de esta corona, al tiempo que es fuertemente resistente al desgaste del tiempo.

¿Cómo se colocan?

Si bien esto puede ir variando en cada caso, usualmente tienden a requerirse dos visitas con el dentista para la colocación de coronas dentales. Durante la primera, es probable que se lleven a cabo los siguientes pasos:

– Adormecer el área de las encías y los dientes contiguos al que será cubierto con la corona,

– Extracción de las caries o las restauraciones dañadas,

– Limar los dientes en los que la corona sea colocada, para prepararlos,

– Rellenar la totalidad de las caries o de las restauraciones que sea necesario,

– Tomar una impresión de los dientes, que será enviada al laboratorio para la fabricación de las coronas dentales a medida,

– Ajustar los dientes con una corona temporal.

Por su parte, en la segunda visita con el especialista, puede que ocurran los siguientes pasos:

– Extracción de la corona temporal,

– Ajuste de la corona permanente,

– Pegar en su lugar dicha corona.

Todas las coronas dentales cuentan con una parte hueca en la que será introducido el diente natural que se busca reforzar. El proceso de tallado sirve para reducir dicho diente, para que éste pueda ingresar correctamente dentro de la corona.

Generalmente se trata de un procedimiento que se lleva a cabo bajo efecto de anestesia local. Una vez que todo el proceso ha finalizado, el paciente puede utilizar este diente como cualquier otro, sin sentir la diferencia.

Los beneficios de las coronas dentales

Siendo uno de los tratamientos de restauración más utilizados del mundo, te vamos a contar ahora cuáles son los beneficios que devienen de la utilización de coronas dentales.

  • Refuerzan el diente dañado o debilitado

A veces, los dientes dañados o debilitados se ven imposibilitados de cumplir las funciones que debieran, correctamente. Por esta razón, las coronas dentales lo que hacen es reforzar el diente, para que éste pueda funcionar y lucir de la misma manera que un diente natural sano.

  • Pueden cubrir la falta de un diente

Si bien las coronas dentales no pueden funcionar a modo de implantes, éstas tienden a ser complemento de los mismos. A veces, los pacientes cuentan con “huecos” en la dentadura, como consecuencia de la falta o pérdida de un diente determinado. En esos casos, el espacio tiende a ser suplido por implantes dentales, que serán luego reforzados y complementados con las coronas dentales.

Beneficios de las coronas dentales
Beneficios de las coronas dentales

Coronas dentales y niños, ¿qué ocurre en estos casos?

Mucho se debate y se especula con frecuencia en cuanto a la relación entre los niños y las coronas dentales. No son pocas las personas que tienden a considerar a este tratamiento como algo únicamente para los adultos. Sin embargo, bastante lejano está esto de la realidad.

Si bien es cierto que la toma de decisión de colocar una corona dental debe efectuarse en conjunto con un especialista médico, se sabe que, en la actualidad, hablar de coronas dentales y de niños no es una contradicción, sino que puede traer grandes beneficios.

Volvamos a la definición. Las coronas dentales se utilizan cuando una pieza dental se ve dañada, es demasiado pequeña o está debilitada, por lo que no puede cumplir las funciones para las cuales es necesaria. De esa manera, las coronas cumplen una función de restauración y refuerzo de dicha pieza.

En los niños, las coronas dentales tienden a ser utilizadas, por lo general, sobre dientes de leche. Una de las diferencias a destacar entre los niños y los adultos, tiene que ver con el material de las coronas. En el caso de los primeros, no se suelen usar coronas de porcelana, sino que se aplican mayormente las de acero inoxidable o de resinas compuestas. Además, a diferencia de en el segundo caso, en los niños, cuando el diente de leche caiga, la corona lo hará junto con él, dejando lugar para el crecimiento sano de la nueva y permanente pieza.

Muchas personas tienden a preguntarse, entonces, si es necesario colocar coronas dentales en los dientes de leche, que eventualmente van a caerse. En realidad sí lo es. La deficiencia o debilidad de un diente puede traer grandes problemas para la masticación, al mismo tiempo que puede dificultar el mantenimiento adecuado de los espacios entre los dientes y puede ser perjudicial para el aprendizaje de la dicción.

Claro está que, como ocurre también con los adultos, no todos los niños son candidatos adecuados para un tratamiento con coronas dentales.

¿Cuándo se aplican coronas dentales en los niños?

Si bien la palabra final la debe tener el especialista médico, hay ciertas condiciones que deben cumplirse, en general, para que se puedan aplicar coronas dentales a un niño. Esas condiciones son las siguientes:

– Cuando sufre de caries que están demasiado avanzadas, por lo que no pueden ser resueltas meramente con un empaste;

– Cuando ha tenido caries y debido a su mala higiene bucal constante corre el riesgo de padecerlas nuevamente;

– Cuando un diente ha sufrido algún tipo de fractura como consecuencia de un golpe o padece de algún defecto (adquirido o congénito);

– Cuando el niño ha pasado anteriormente por un procedimiento de endodoncia, que ha debilitado la estructura del diente.

Con toda la información a tu disposición, lo recomendable es que acudas a tu médico especialista en odontología para saber si debés o no utilizar coronas dentales y si es bueno para vos.