Cardiología

Hipertensión arterial

La presión arterial alta, también denominada hipertensión arterial, es el principal factor de riesgo de accidente cerebrovascular. Según las estadísticas, el 50% de los mayores de 65 años son hipertensos y las enfermedades cardiovasculares causan 400 muertes por día.

¿Qué es la presión hipertensión arterial?

Esta afección se caracteriza por una presión de sangre demasiado alta en la pared de las arterias que irrita el corazón y desgasta los vasos arteriales. Es a la vez una enfermedad crónica y un factor de riesgo porque expone al paciente a complicaciones y patologías graves.

Cotizar tu próxima cobertura médica
Datos sobre la Hipertensión Arterial
Datos sobre la Hipertensión Arterial

¿Cuáles son los síntomas de la presión arterial alta?

La presión arterial alta generalmente es asintomática y se detecta durante chequeos de rutina o consultas médicas por otros motivos, al efectuarse una ecocardiografía o en el electrocardiograma. Sin embargo, en algunos casos se pueden manifestar algunos de estos síntomas.

  • Alteraciones visuales
  • Hemorragias nasales
  • Zumbido en los oídos
  • Dolores de cabeza (especialmente al despertar)
  • Dolor en el pecho
  • Palpitaciones
  • Falta de aliento en el esfuerzo

Diagnóstico de la tensión alta

Para diagnosticar una hipertensión arterial, el médico realiza las dos medidas de la presión arterial: la presión sistólica y diastólica. La primera indica la presión de la sangre durante la contracción del ventrículo izquierdo y la segunda, indica el punto de acceso en el momento de la relajación del mismo ventrículo.

En la gran mayoría de los casos, aproximadamente nueve de cada diez, la hipertensión arterial es una anomalía cardiovascular para la que no se conoce aún las causas. Se considera una anormalidad porque la presión arterial no es realmente una enfermedad cardiovascular, pero puede ser un factor importante en las complicaciones que se generan a partir de ésta.

¿Cómo se mide la presión arterial?

La presión arterial puede ser medida de tres diferentes maneras:

  • Mediante un aparato electrónico: este es mayormente utilizado por las personas para realizar autocontroles. La principal desventaja de estos aparatos es que tienden a ser muy sensibles a todo tipo de sonidos del ambiente, como así también a los movimientos; esto puede repercutir en un mal diagnóstico.
  • Mediante un esfigmomanómetro de aire: este es uno de los más comunes y a los que la mayoría de la gente accede. Este aparato, para funcionar, requiere de un fonendoscopio.
  • Mediante un esfigmomanómetro de mercurio: este es el aparato más exacto de todos y es muy difícil obtener un diagnóstico erróneo con él. Sin embargo, al igual que el esfigmomanómetro de aire, también requiere de un fonendoscopio para funcionar.

Si bien la hipertensión no cuenta con síntomas que permitan a una persona sospechar que puede estar padeciendo de ella, es importante mantener controles médicos de manera regular, de modo de poder prevenir o diagnosticar la presión arterial alta a tiempo, para así tratarla lo antes posible y mantener una vida cotidiana normal y óptima.

¿Cuáles son las causas de la presión arterial alta?

No hay una causa de hipertensión aparente, aunque algunos signos nos dicen que en la mayoría de los casos está implicado un factor hereditario, a este factor, podemos añadir el medio ambiente, que será conducente a un aumento de las probabilidades de desarrollar la condición médica.

La edad

En realidad, cuanto más envejecemos, y cuanto más tiempo vivimos, más subirá la presión arterial sistólica, porque las arterias perderán su elasticidad. Adicionalmente, aumentará también con la edad, la velocidad con la que se registra la presión arterial sistólica. Sin embargo, en otras circunstancias, dependerá de un patrón de comportamiento en el estilo de vida, y de la herencia familiar.

Herencia familiar

Si el paciente tiene padres hipertensos, es más probable que él también presente presión arterial alta. Si un miembro masculino de su familia fue tratado antes de los 40 años, también hay posibilidades de desarrollar la condición. En el caso de las mujeres, están más expuestas al comienzo de la anticoncepción, el embarazo y la menopausia.

Hipertensión arterial durante el embarazo

Durante el embarazo, también se pueden registrar episodios de presión arterial alta. En este caso se denomina hipertensión “gravídica” y se debe controlar para evitar causar problemas durante el parto.

Desorden en el estilo de vida

Si la persona, además de tener un factor hereditario amenazante, ha adquirido malos hábitos en su estilo de vida que comprometen el buen funcionamiento de  sus arterias, como fumar, alimentarse de manera inapropiada, consumir más grasas saturadas y mucha sal; si aumenta de peso y se mantiene en estado de sedentarismo o comienza a sufrir de colesterol y diabetes, la presión arterial sistólica aumentará más rápido y con mucha seguridad alcanzará la nefasta cifra de 14 y comenzará a ser hipertenso.

Causas de hipertensión arterial en jóvenes

En pacientes hipertensos jóvenes existe un factor genético, ésta generalmente es la causa que representa el 5% de hipertensión secundaria y que es inducida por otros trastornos, principalmente hormonales. Se sabe que los excesos de ciertas hormonas, especialmente las glándulas suprarrenales, pueden provocar formas secundarias de hipertensión que tienen la ventaja, cuando se detectan, de ser curables.

En resumen, podemos clasificar las causas de presión arterial alta en múltiples factores: modificables y no modificables.

Factores modificables:

Son los que se relacionan con el estilo de vida y el medio ambiente y que se puede crear un patrón de estilo de vida para combartirla. Entre ellos:

  • La obesidad
  • El sobrepeso
  • El exceso de sal
  • El estilo de vida sedentario
  • El tabaquismo
  • La diabetes
  • El exceso de colesterol
  • La dieta desequilibrada en general
Relación de los alimentos y la Hipertensión Arterial
Relación de los alimentos y la Hipertensión Arterial

Factores no modificables:

A diferencia de los factores modificables, con los cuales se puede tomar acciones para reducir la hipertensión, los no modificables, simplemente suceden y se mantienen con el avance de la edad.

  • Edad
  • Herencia
  • Ciertas enfermedades o tratamientos farmacológicos, como enfermedades renales o endocrinas, antidepresivos, corticosteroides.

Tratamiento para la hipertensión

Lo primero que debe hacer una persona al descubrir que sufre de presión arterial alta, antes de comenzar con un tratamiento farmacológico, es adoptar una serie de normas relacionadas con el estilo de vida saludable, como la higiene, la alimentación y la actividad física.

Eliminar el sobrepeso: es un factor imperativo, para eliminar la presión arterial alta.

Limitación del consumo de sal: lo ideal es consumir máximo entre 5 a 6 gramos por día de sal. La sal se encuentra en grandes cantidades en embutidos, quesos, conservas, platos preparados, mostaza, vinagre, mariscos. También es aconsejable quitar el salero sobre la mesa para evitar su consumo.

Actividad física: se debe adoptar como una práctica regular por lo menos tres veces a la semana.

Eliminar la píldora anticonceptiva: en las mujeres, este puede ser un factor que provoque un aumento de la presión arterial.

Otros factores: es necesario evitar o saber controlar  cualquier situación que pueda aumentar la tensión arterial, como el esfuerzo físico significativo, estrés, molestias, tomar el sol de manera abusiva, permanecer en la altitud, etc.

Estas medidas simples pueden ser suficientes para devolver la presión sanguínea a valores normales. Solo en caso de falla el médico especialista podrá indicar el tratamiento químico.

Tratamientos convencionales para la hipertensión arterial

Varias clases de tratamientos antihipertensivos se encuentran actualmente en el mercado y se ofrecen a los pacientes según sus síntomas:

Diuréticos: Lasilix, Fludex, Aldactazine, Aldactone

Betabloqueantes: Sectral, Seloken, Corgard, Celectol

Alphablockers: Minipress, Trandate, Alpress

Antihipertensivos centrales: Catapressan, Aldomet, Hyperium

Inhibidor de la enzima convertidora (IEC): Lopril, Renitec, Corversyl

Inhibidor de calcio: Adalate, Loxen, Tildiem, Amlor

Antagonista del Receptor de la Angiotensina II (ARAII): Tareg, Cozaar, Loortan

Inhibidores directos de renina: que constituyen una nueva clase terapéutica: Rasilez

Tratamientos naturales para la hipertensión arterial

Algunos alimentos, nutrientes, plantas o aceites esenciales, pueden influir directamente en la presión arterial de manera positiva.

Tratamiento con alimentos

Dieta mediterránea: Es muy recomendable por los especialistas, una dieta mediterránea rica en frutas y verduras y baja en ácidos grasos saturados.

Las frutas y verduras: son ricas en potasio, un antagonista mineral de sodio, que estabiliza la presión arterial.

Los ácidos grasos insaturados: contentivos en pescado, aceite de oliva, aceite de colza, aceite de nuez, producen prostaglandinas tipo 1 y 3 que son buenas para su salud.

El ajo, las nueces y la canela han demostrado acciones positivas contra la presión arterial alta.

Tratamiento con nutrientes

Vitaminas B6, B9 y B12 cuando la homocisteína aumenta.

Vitamina D3 en caso de deficiencia.

El potasio es el antagonista del sodio. Una deficiencia de potasio en el organismo promueve la presión arterial alta. Por lo tanto, debe tenerse en cuenta el equilibrio entre sodio y potasio (Na / K) en la dieta de los hipertensos. También es posible utilizar sales de potasio durante las comidas en lugar de sales de sodio.

El magnesio es un mineral esencial para la vitalidad general y la realización de muchas reacciones químicas dentro del cuerpo. También actúa sobre la contracción y la frecuencia cardíaca, así como sobre su oxigenación. También puede ser absorbido en forma de malato de magnesio o en forma de aceite de magnesio.

La vitamina E y la coenzima Q10 o mejor, ubiquinol, es efectiva en la prevención de problemas cardiovasculares.

Tratamiento con plantas

Ajo, el extracto de hoja de olivo y vinca en forma de polvo vegetal se puede tomar de 2 a 4 cápsulas por día, o tintura madre, unas 50 gotas dos o tres veces al día, son efectivas en la presión arterial alta.

Pilosella, orthosiphon o fucus vesicular en tintura madre. Son hierbas diuréticas que pueden ayudar a disminuir la presión arterial. Tomar 50 gotas dos o tres veces al día.

La tintura de valeriana, pasiflora, manzanilla o espino son hierbas relajantes recomendadas para la hipertensión relacionada con el estrés. Tomar 50 gotas dos o tres veces al día.

Tratamiento con aceites esenciales

HE limón, lavanda, mejorana, ylang-ylang, 2 gotas de la mezcla dos veces al día. La lavanda HE, usar 2 gotas mañana y tarde en aplicaciones locales.

Tratamiento con suplemento para la hipertensión

También es importante señalar un remedio que ha sido muy efectivo para tratar esta afección. Su precio suele ser algo costoso, pero muchos hablan de su eficacia. Se trata de TensioReg, un suplemento compuesto por plantas específicas y sustancias naturales que pueden influir en la presión arterial, aumentarla o disminuirla, mediante la aplicación de una serie de acciones: diurético, vasoconstricción, vasodilatación, ritmo y ataque cardíaco, etc.

Cómo tratar la hipertensión en casa

La presión arterial varía durante el día, de hecho, durante una situación de estrés o emoción intensa, se puede elevar de forma natural. Cuando la presión arterial sigue siendo alta, más allá de 14/9 cmHg, hablamos de presión arterial alta.

Tomando por si sola la medida de la presión arterial en el hogar no reemplaza a la medición realizada por el médico, sin embargo, es una herramienta complementaria para confirmar o no el diagnóstico, o para comprobar que el tratamiento que se está llevando a cabo es eficaz.

La medición de la tensión debe ser en condiciones estándar, es decir cuando hay algún síntoma extraño. En la mayoría de los casos, un dolor de cabeza o fatiga irá acompañado de un ajuste de la presión arterial, hacia arriba o hacia abajo, por lo que no es el momento adecuado para tomar la tensión. En todo caso, el umbral que no debe exceder la presión arterial es 135/85 mmHg.

Pasos para medir la presión arterial en casa

  • La persona debe sentarse en una posición tranquila o reclinada.
  • Después de unos minutos de descanso, deberá colocar el brazalete en el brazo que está del lado del corazón.
  • Se procede a medir la tensión arterial en silencio, sin estrés y sin hablar.
  • Para reafirmar el resultado, la persona deberá realizar la medición 3 días seguidos: 3 mediciones por la mañana al comienzo del desayuno y antes de tomar el tratamiento, con un intervalo de 2 minutos entre cada medición; y 3 mediciones por la noche antes de acostarse con un intervalo de 2 minutos entre cada medida.
  • Es importante llevar el registro de cada medición, ya que todas serán necesarias, en el autoinforme que se proporcionará al médico.
Controla la Hipertensión Arterial
Controla la Hipertensión Arterial

¿Cuáles son las consecuencias de la hipertensión en la salud?

El diagnóstico de hipertensión arterial no implica necesariamente la aparición de una enfermedad en el paciente, pero podría llevar a consecuencias importantes como la ruptura de vasos sanguíneos o hemorragia, fatiga del músculo cardíaco, la participación en la formación de ateroma o placas de colesterol en la pared de las arterias.

A nivel cardiovascular, una tensión excesiva en el músculo cardíaco puede llevar a la ampliación del músculo cardíaco (hipertrofia ventricular izquierda) y puede detectarse

La presión arterial alta también puede facilitar la formación de placas que pueden formar un coágulo y obstruir las arterias coronarias y causar necrosis en el miocardio (infarto de miocardio).

A largo plazo, la dilatación de las cámaras del corazón también puede dañar la capacidad de contracción del miocardio y conducir, en otras palabras, a insuficiencia cardíaca.

Las consecuencias de la tensión alta pueden ser muy graves, especialmente cuando están asociadas con la diabetes.

Riesgos cardiovasculares

Angina de pecho: la alteración coronaria interfiere con la oxigenación del corazón, creando dolor al hacer ejercicio o incluso al momento de descansar.

Infarto: si la arteria coronaria se obstruye, detiene el funcionamiento del corazón y causa infarto de miocardio o ataque cardíaco. Sin intervención médica rápida, el paciente corre el riesgo de muerte o secuelas graves.

Insuficiencia cardíaca: durante un evento de tensión alta, la necesidad de oxígeno del corazón es mayor, ya que ejerce más esfuerzo y se cansa; lo que causa dificultad para respirar.

Accidente cerebrovascular o golpes: la obstrucción de una arteria en el cerebro por una placa aterosclerótica puede crear una hemorragia y hematoma en el cerebro, o incluso la rotura de la arteria, lo que se diagnostica como aneurisma.

Arteritis de las extremidades inferiores: al estrecharse, las arterias de las piernas pueden bloquearse y causar dolor permanente y riesgo de amputación.

Deterioro visual: las lesiones en los vasos pequeños de los ojos pueden provocar ceguera.

Daño renal

Son lesiones en los vasos pequeños de los riñones en la primera etapa, localizados a nivel del filtro renal. Si los riñones se ven afectados, existe un riesgo de enfermedad renal crónica.

Conclusión

La hipertensión arterial también se denomina “asesino silencioso” debido a su característica asintomática en el 90% de los casos. Por esta razón es importante aprender a conocer todo lo relacionado a esta afección que puede acarrear complicaciones lamentables. También es necesario considerar todas las acciones que pueden aplicarse en un estilo de vida saludable, que ayuden a disminuir en la mayor medida, los factores de riesgos.

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *