Dietas

Dieta Scarsdale: Bajas de peso o… ¡bajas de peso!

Esta vez, hablaremos de una dieta que los especialistas aseguran que, si no funciona, es porque no se revisaron bien las instrucciones: la Dieta Scarsdale. Se trata de una dieta tan eficaz, que se dice que no hay forma de pasar por ella sin perder peso. Conozcamos en qué consiste un plan alimentario siguiendo la Dieta Scarsdale.

¿En qué consiste la Dieta Scarsdale?

Inicialmente, esta dieta se formuló para atender a las necesidades de pérdida de peso de personas que no contaban con requisitos nutricionales específicos o problemas de salud diversos. Para esos casos, se comenzó a dar lugar a variantes especializadas de la dieta; por ejemplo, una variante más económica, para las personas con bajos recursos, una variante vegetariana, una para determinados problemas de salud, entre otras.

A continuación, comenzaremos hablando de la Dieta Scarsdale básica para perder peso.

En primer lugar, es fundamental tener en cuenta que la dieta no puede seguirse durante más de dos semanas seguidas. Finalizadas las dos semanas, debe pasarse a una nueva etapa de la dieta, que consiste en un programa de mantenimiento del peso alcanzado. Este último programa tiene, también, una duración de dos semanas. Si al finalizar estas dos semanas, se cree que se necesitan perder más kilos, puede darse comienzo nuevamente a la primera etapa de la dieta. En conclusión, el programa de la Dieta Scarsdale podría definirse como “dos sí – dos no”, lo que representa dos semanas de adelgazamiento rápido y dos de uno más lento.

Haciendo la dieta

El punto clave para darse cuenta de que se debe pasar a la etapa de mantenimiento, son los dos kilos menos en la balanza. Esta dieta, recomienda un hábito de pesarse diariamente, de modo de tener consciencia de la cantidad de peso que se va perdiendo; cuando se alcanza la pérdida total de dos kilos, debe pasarse al mantenimiento.

Es fundamental establecer, antes de dar comienzo a la dieta, una tabla en la que se especifique la cantidad exacta de peso que se desea perder a través de la misma. En dicha tabla, puede llevarse el registro del peso perdido cada día, de modo de garantizarse alcanzar su meta.

Cómo llevar control en la Dieta Scardale
Cómo llevar control en la Dieta Scardale

Reglas de la Dieta Scarsdale

Durante las dos primeras semanas de proceso de adelgazamiento, la Dieta Scarsdale establece una serie de reglas que deben seguirse para alcanzar la pérdida de peso buscada. Estas reglas son:

  • No ingerir bebidas alcohólicas
  • Respetar exactamente los menús indicados por esta dieta, sin sustituirlos
  • Si se tiene hambre entre comidas, sólo pueden ingerirse zanahorias y apios
  • Para condimentar, puede usarse solamente limón y vinagre
  • Las bebidas permitidas por la dieta son: café (común o descafeinado), té, soda y gaseosas dietéticas
  • No deben utilizarse aceites, mayonesas, mantecas y demás aderezos grasos como estos
  • En las carnes con piel (como el pollo) es fundamental sacarle la piel y la grasa antes de comerlas. Todas las carnes deben ser extremadamente magras, sin grasas
  • Una vez que se ha alcanzado la sensación de saciedad, debe dejarse de comer. No debe sobrecargarse el estómago
  • No es necesario que se ingieran todos los alimentos dispuestos en la lista de menús. Sin embargo, es fundamental que ninguno de esos alimentos sea sustituido y que no se añadan nuevos
  • Esta etapa de la dieta no puede extenderse por más de 14 días consecutivos

Menú de la Dieta Scarsdale para los primeros 14 días

Durante estas primeras dos semanas, el desayuno será siempre el mismo:

  • Medio pomelo (o la fruta que esté de estación)
  • 1 rodaja de pan proteico, sin untar, levemente tostado
  • Café o té sin azúcar, crema ni leche

Días de la semana:

Lunes:

  • Almuerzo: fiambres surtidos (eliminando todo tipo de grasa posible) y rodajas de tomate. Para beber: café, té o gaseosas dietéticas
  • Cena: cualquier tipo de pescados o mariscos magros y ensalada mixta. 1 rodaja de pan proteico o integral (tostado). Pomelo (o fruta de estación) y café o té.

Martes:

  • Almuerzo: ensalada de frutas. Café o té
  • Cena: hamburguesas magras a la parrilla, acompañadas de tomates, apios, aceitunas, lechuga, pepinos o repollos de Bruselas. Café o té.

Miércoles:

  • Almuerzo: ensalada de atún o de salmón (escurriendo el aceite en su totalidad), condimentada con limón o vinagre. Pomelo (o fruta de estación). Café o té.
  • Cena: cordero asado magro. Ensalada de lechuga, tomate, apio y pepinos. Café o té.

Jueves:

  • Almuerzo: dos huevos, queso blanco bajo en grasas, tomates en rodajas (o chauchas o zapallitos). 1 rodaja de pan proteico tostado. Café o té-
  • Cena: pollo a la parrilla (sin piel ni grasa), acompañado de espinaca, chauchas o pimientos verdes. Café o té

Viernes:

  • Almuerzo: rodajas de queso, espinaca, 1 rodaja de pan proteico o integral tostado. Café o té
  • Cena: pescados o mariscos magros, ensalada mixta, 1 rodaja de pan proteico tostado, café o té.

Sábado:

  • Almuerzo: ensalada de frutas y café o té
  • Cena: pollo o pavo asado, ensalada de tomates y lechuga, pomelo (o fruta de estación) y café o té

Domingo:

  • Almuerzo: pollo o pavo. Tomates, zanahoria, repollo cocido, coliflor o brócoli
  • Cena: bife a la parrilla a elección (sin grasa), ensalada de tomate, lechuga, apio y pepinos. Repollos de Bruselas. Café o té

En cuanto a la segunda semana de la Dieta Scarsdale, deben repetirse todos los menús de la primera semana. Una vez finalizadas estas dos primeras semanas (o si se pierden antes los 2 kg. Establecidos) debe pasarse al Plan para Mantenerse Delgado.

Plan para Mantenerse Delgado

Esta etapa de la dieta, está destinada, no sólo a establecer un hábito alimenticio de por vida que le permita mantenerse en su peso ideal, sino también a perder (sólo que más lentamente) otros kilos.

El Plan para Mantenerse Delgado implica los mismos principios desarrollados a lo largo de las dos primeras semanas (es decir, el bajo consumo de grasas y carbohidratos), con la diferencia de que es mucho menos restrictiva, de modo de que sea sencillo continuarla y no padecer ningún tipo de “efecto rebote” sobre su peso alcanzado.

El Plan para Mantenerse Delgado establece una serie de prohibiciones y restricciones que deben ser cumplidas durante esta etapa, de modo de continuar bajando de peso, mantenerse en su peso ideal y adquirir hábitos alimenticios mucho más sanos. Estos “NO” son los siguientes:

  • No deben consumirse más de dos rodajas de pan proteico por día
  • No debe consumirse azúcar (pero sí pueden utilizarse edulcorantes)
  • Evitar alimentos tales como las papas, los fideos o demás hechos con harinas
  • Evitar las grasas de los lácteos
  • No consumir dulces o postres
  • En esta etapa, ya pueden ingerirse bebidas alcohólicas, pero las mismas deben ser restringidas de la siguiente manera: no más de 40 a 45 ml. En las bebidas con mucho contenido alcohólico y no más de 100 o 150 ml de vino seco. No ingerir cervezas
  • No utilizar mantecas, margarinas ni otros alimentos grasos para cocinar

Si bien es posible que estas restricciones suenen difíciles de seguir, el Plan para Mantenerse Delgado establece una serie de alimentos que sí pueden ser reincorporados en la dieta. Estos son:

  • Una bebida alcohólica diaria (con los límites establecidos anteriormente)
  • Todas las carnes magras
  • Todo tipo de pollo, pavo, pescados o mariscos
  • Huevos, cocinados de cualquier forma
  • Todo tipo de quesos (descremados)
  • Sopas y caldos
  • Todo tipo de frutas, jugos de frutas y hortalizas
  • Nueces y castañas de cajú
  • Todo tipo de pan (siempre y cuando no se exceda el máximo permitido). Pero preferentemente el pan proteico
  • Dulces y mermeladas sin azúcar
  • Ensaladas
  • Bebidas sin azúcar. A su vez, puede añadirse leche al café o al té, mientras que ésta sea descremada
  • Aderezos bajos en grasas (excepto la mayonesa)
  • Hierbas, condimentos y especias

Ventajas y desventajas de la Dieta Scarsdale

Ventajas

Esta dieta, al no ser extremadamente restrictiva, resulta de fácil seguimiento. Es por esto que muchas personas que han llevado a cabo la dieta, posteriormente no han vuelto a su hábito alimenticio anterior.

Esta dieta, a su vez, permite una pérdida de peso diaria y progresiva, dando lugar a una rápida visualización de los resultados.

Desventajas

Una de las principales desventajas de esta dieta, según aseguran varios especialistas, es que, al restringir ciertos nutrientes (tales como el hierro, las vitaminas y minerales) la pérdida de peso podría llevarse a cabo a través de la pérdida de masa muscular y agua, en lugar de grasa.

Por otro lado, al restringir fuertemente la ingesta de calorías, pueden producirse altos niveles de cetosis, lo que puede desembocar en dolores de cabeza, mareos, presión baja, mal aliento, olor fuerte en la orina, entre otros.

La recomendación principal es que visites a tu médico antes de realizar cualquier modificación en tus hábitos alimenticios.

También te puede interesar: Dieta Dukan: adelgazá comiendo a voluntad