Traumatología

Espondilitis Anquilosante, Inflamación de los huesos

La Espondilitis anquilosante es una enfermedad crónica que se caracteriza por la inflamación de los huesos, articulaciones y los lugares de inserción de ligamentos y cápsulas articulares, más comunmente de la columna vertebral, los hombros y las caderas.

Principalmente afecta a hombres más que a mujeres entre, los 20 y 40 años, aunque existen casos de espondilitis anquilosante juvenil.

Cotizar tu próxima cobertura médica

Una de las particularidades de esta enfermedad es que es seronegativa, es decir, no figura en las pruebas de sangre el factor reumatoide como en la artritis reumatoidea (reuma).

Causas de Espondilitis Anquilosante

Aún no se ha encontrado el origen de la misma pero si se sabe que tiene un carácter hereditario, es decir que hay una cierta predisposición de padecerla si un integrante directo de la familia la posee, además, generalmente para que se desarrolle la enfermedad se necesita de un aporte “extra”, un factor desencadenante. Esta relacionada con una señal (un antígeno) que se halla en todas las células de los individuos conespondilitis anquilosante al que se lo llamo HLA-27, lo cual no indica que si una persona es positiva a esta señal la fuera a padecer, sino que su presencia, junto con otros signos, puede ayudar a un diagnostico definitivo, ya que el 95% de las personas positivas la tienen.

En la Espondilitis anquilosante es el propio sistema inmune quien ataca a las articulaciones por lo que se la considera una enfermedad autoinmune.

Síntomas de Espondilitis Anquilosante

Dolor lumbar de duración más de 3 meses debido a la inflamación de las articulaciones vertebrales y de la cadera, aparece lentamente cuando la persona se halla en reposo, por las noches (rigidez matutina) y mejora con el movimiento, con la actividad física. El dolor puede seguir desde la región glútea hasta la parte posterior de la pierna.

Por lo cual la persona se ve obligada a moverse, caminar, entrar en alguna actividad que mejore sus síntomas. Otras veces los dolores comienzan a niveles de los codos, las rodillas, los talones y los dedos de las manos y pies.

Las inflamaciones producen el endurecimiento de la columna vertebral eliminando las curvaturas naturales y generando una inclinación de la cervical y la parte torácica quedando rígida y disminuyendo la capacidad de movimiento.

En algunos casos se han visto fracturas espontáneas de las vértebras de la columna cervical, debido a la osificación de las articulaciones.

Menos frecuente es la uveítis ocular y problemas aórticos.

Diagnóstico

El diagnóstico es muy difícil durante el inicio ya que los primeros síntomas suelen confundirse con otras patologías y se logra por medio del historial familiar y de los síntomas del paciente, se suelen realizar radiografías y resonancia magnética nuclear de la columna vertebral, luego de pasados generalmente 5 años que es cuando se puede llegar con certeza al diagnostico y cuando generalmente el paciente asiste a la consulta.

Tratamientos para Espondilitis Anquilosante

Actualmente no existe un tratamiento que cure la enfermedad solo se puede mejorar la calidad de vida del que la padece, aliviando los síntomas dolorosos.

En cuanto a medicamentos se utilizan antiinflamatorios y los que sean indicados por el reumatólogo, acompañado de actividad para facilitar la movilidad articular por ejemplo la natación y evitar los deportes que requieran de movimientos bruscos y que tengan mucho impacto en las articulaciones como las del pie, talón, rodilla y cadera.

Se ha descubierto que la bacteria Klebsiella pneumoniae esta en relación con el comportamiento anormal del sistema inmunológico y que la misma se alimenta de almidón y otros polisacáridos por lo que la ingesta de una dieta baja en almidón puede disminuir esta reacción y mejorar los síntomas y el progreso de la enfermedad.

Complicaciones de Espondilitis Anquilosante

Las complicaciones pueden causarse por la osificación de las articulaciones del tórax y de las vértebras lo cual puede llegar a una deformidad de la caja torácica y producir malformaciones de las válvulas cardíacas  inflamación de la aorta, y problemas pulmonares, además puede aparecer la ya citada uveítis en los ojos.

También te puede interesar: Artrosis, enfermedad articular más frecuente

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *