Especialidades

Alergia a los alimentos

Al igual que las demás alergias, la alergia a los alimentos consiste en una reacción exagerada de nuestro sistema inmunológico frente a la ingesta de determinados alimentos que le son alérgenos. Veamos cuáles son las reacciones posibles, qué las causa, y cómo puede tratarse la alergia a los alimentos.

Cotizar tu próxima cobertura médica

Clasificación de la alergia a los alimentos

Dentro de la gran cantidad de estudios formulados en relación a los alimentos, se han generado dos grandes categorías de malestares producidos por estos. En primer lugar, están los alimentos tóxicos, que son aquellos cuyas consecuencias de su consumo afectan a todas las personas por igual. Por otro lado, están los alimentos no tóxicos, que producen malestar solamente a las personas que son especialmente sensibles a ellos. Dentro de los alimentos no tóxicos, hay una gran cantidad de reacciones posibles:

  • Intolerancia. Si bien no es precisamente una reacción alérgica, su severidad depende de las proporciones ingeridas.
  • Consecuencias farmacológicas. Muchos alimentos contienen una cantidad elevada de una determinada sustancia (histamina o tiramina), que pueden producir ciertas reacciones.
  • Enzimáticas. Son las reacciones que aparecen cuando una persona padece de un déficit de determinadas sustancias digestivas que le impiden digerir correctamente determinados alimentos.

Si bien son muchas las distintas reacciones que pueden sufrirse por la ingesta de determinados alimentos, no todas ellas son propias de una alergia a los mismos. La reacción alérgica más común cuando estamos frente a una alergia, es la hipersensibilidad.

Alimentos más frecuentemente alérgenos

Por lo general, cuando nos topamos con una alergia a los alimentos, ésta suele desarrollarse frente a alguno de los siguientes:

  • Leche de vaca
  • Huevo
  • El pescado y los crustáceos
  • Cereales
  • Frutas
  • Frutos secos
  • Hortalizas
  • Leguminosas
  • Anisakis
  • Y las especias

Alimentos alérgenos
Alimentos alérgenos

Sin embargo, ¿qué es lo que produce la alergia? Dentro de los componentes propios de cada alimento, las causantes de las reacciones alérgicas son las proteínas. Cuando una persona desarrolla alergia a un alimento, en realidad está desarrollando alergia a una de sus proteínas. Es por esto que, a veces, hay personas que son alérgicas a múltiples alimentos, debido a que éstos contienen esa misma proteína.

¿Cuáles son sus síntomas?

A diferencia de otras alergias, los alérgenos alimentarios no provocan siempre el mismo tipo de reacción. A su vez, la intensidad de la misma puede variar según la proporción de la proteína que cada alimento contenga, así como la cantidad ingerida por la persona alérgica. De todas maneras, no es posible especificar que determinada cantidad de proteína alergénica provoque una determinada reacción, debido a que se han presentado infinidad de casos en los que las reacciones no derivaban de motivos aparentes ni de tasas elevadas de consumo de dicho alérgeno.

Tipos de síntomas

Una serie de médicos especialistas en alergología, sistematizaron una lista de cuatro síntomas propios de la alergia a los alimentos:

  • Síntoma digestivo. Pueden ir desde picazón e irritación en la boca, la lengua y la garganta, hasta dolores estomacales, vómitos y diarreas, pero con intensidad siempre variable y dependiente del alimento y la cantidad ingerida, así como del grado de afectación que posea el organismo
  • Síntoma respiratorio. Picazón y congestión nasal, estornudos, lagrimeo e inflamación ocular (conjuntivitis) y, en algunos casos, reacciones de tipo asmáticas
  • Síntoma del cutis. Irritación, enrojecimiento y picazón en la piel, lesiones eritematosas, habones y urticaria en las zonas de contacto (esto refiere a que, en muchas ocasiones, las personas alérgicas a una determinada proteína de los alimentos, puede llegar a sufrir reacción alérgica al entrar en contacto con una persona que lo haya consumido recientemente). Otro de los síntomas puede ser la dermatitis, tanto atópica como de contacto con alimentos de ese tipo
  • Finalmente, el síntoma más peligroso es la anafilaxia. Por lo general, la anafilaxia es una consecuencia de otro tipo de síntomas de los mencionados con anterioridad, aunque representa la reacción más grave producida por la alergia a los alimentos. Este tipo de reacción requiere de una intervención médica inmediata.
Síntomas de alergia a los alimentos
Síntomas de alergia a los alimentos

En lo que respecta al tipo de reacciones alérgicas, éstas pueden ser inmediatas (se generan unos pocos minutos luego de consumido el alimento, siendo así el síntoma más claro de una alergia alimentaria), diferidas (pueden tardar entre 2 a 24 horas luego de ingerido el alimento en aparecer) y tardías (son aquellas que pueden llegar a aparecer varios días después de la ingesta de la proteína alergénica).

El diagnóstico

A la hora de diagnosticar una alergia a los alimentos, el primer paso es proceder a una exhaustiva entrevista con el médico. Su fin es detectar las condiciones físicas del paciente y su historial respecto al consumo de ciertos alimentos. En esta entrevista, además, se evaluará cómo y de qué manera se producen los síntomas. Inmediatamente después de la entrevista, se procederá a una exploración médica, para evaluar cambios visibles en el cuerpo que puedan dar cuenta de una reacción alérgica.

Finalizados los dos procesos anteriores, el siguiente paso es acudir a un test de Prick, el cual consistirá en formular una solución con determinadas proteínas consideradas sospechosas por el médico, inyectarlas en el antebrazo o en la espalda del paciente, accediendo luego a raspar o pinchar esa zona. En caso de tratarse de una alergia a ese elemento, la zona de inyección tardará aproximadamente 15 o 20 minutos en demostrar reacción (a partir de enrojecimiento o inflamación de la piel). Una excelente manera de complementar este estudio, es a través de un análisis de sangre, el cual estará destinado a evaluar la producción de anticuerpos IgE específicos surgidos en respuesta a este alimento.

El tercer y último paso para confirmar el diagnóstico de una alergia alimentaria, es la sensibilización. Esta sensibilización, por lo general, consiste en una serie de pruebas de tolerancia, de modo de comprobar que ciertos alimentos no generen reacción en el paciente. Sin embargo, esta prueba puede significar para el paciente la exposición a las proteínas alergénicas. Por eso es fundamental que sea llevada a cabo por un médico especialista y siempre dentro de una institución médica.

¿Cómo tratar una alergia a los alimentos?

En primer lugar, es importante saber que el tratamiento y la evolución de este tipo de alergia depende exclusivamente de cada paciente en particular, de la tolerancia y respuesta de su sistema digestivo, así como de cada alimento alergénico específico.

Por ello, el primer paso para el tratamiento de una alergia alimentaria, es identificar con claridad cuál es la proteína responsable y establecer una lista de alimentos que la contienen.

Al igual que en los otros tipos de alergias, el modo más importante de tratamiento de la alergia a los alimentos es eliminando por completo de nuestra dieta a todos aquellos que posean la proteína que nos es alergénica. De todas maneras, cuando dicha proteína es muy común en los alimentos que estamos acostumbrados a consumir, debiendo entonces hacer una eliminación sumamente amplia, se puede acudir a un nutricionista que nos brinde asesoramiento acerca de cómo reemplazar dichos alimentos con facilidad.

También te puede interesar: Síntomas y diagnóstico de la enfermedad celíaca

Cuando una persona es alérgica a una determinada proteína, se debe tener mucho cuidado al comprar cualquier tipo de alimento. Esto se debe a que, si bien hay alimentos en los cuales sus componentes son mucho más visibles, hay otros en los que pueden pasar desapercibidos y, si el nivel de la alergia es muy grave, ingerir, aunque sea sin darse cuenta, un alimento que la contenga puede ser peligroso para la salud.

Seguimiento

La evolución de la alergia a los alimentos es mucho más difícil de estimar que el resto de las alergias. Por ello, se recomienda que se lleve a cabo, de manera periódica, una exploración física con un alergólogo, de modo de poder controlar cómo esta alergia se desarrolla en nosotros.

Hay ciertas alergias alimentarias que pueden llegar a desaparecer. Una de estas es la alergia a la leche de vaca. Esta alergia suele desarrollarse durante la infancia, pudiendo llegar a desaparecer durante la adultez. Por otro lado, cuando una alergia se desarrolla en la niñez, existe la posibilidad de que en algún momento sea eliminada. Por el contrario, cuando aparece en una persona adolescente o adulta, lo más probable es que se deba convivir con ella siempre.

De todas maneras, si se realiza una consulta médica periódica y se llevan adelante las conductas y cuidados mencionados con anterioridad, se puede influir de manera positiva en el desarrollo de la alergia, llegando incluso a eliminar por completo los síntomas. De lo contrario, es posible que el paciente experimente reacciones durante toda su vida.

No hay comentarios

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *